Header Calaveras
 
Calveras Ordenadas Hallazgo Real Tetricos Calaveras Reales Apiladas Calaveras Endemoniadas Blanco Y Negro Entre Sombras Incendiadas Calavera Desenfocada Colores Ella Asustada Entre Flores Calaveras Grises Primeros Planos Fondo Calaveras Adornos Pirata El Fuego

Cadaveres errantes: Lich
Escrito por

En la ficción moderna, un lich (término relacionado con el alemán ‘leiche’ que significa ‘cadáver’) es un tipo de criatura no muerta. A menudo esta criatura es el resultado de una transformación, la de un poderoso mago o rey que buscan la vida eterna y para ello usan hechizos que unan su intelecto a su cadáver animado, lo cual da como resultado una forma perversa de inmortalidad. Los liches son cadáveres, sus cuerpos están en descomposición o incluso son puro hueso. Suelen tener poder sobre las hordas de otras criaturas no muertas, a quienes usan como soldados o sirvientes, y por lo tanto son una amenaza tanto a nivel individual como colectivo.

No debe confundirse al lich con el zombie. Aunque ambos son cadáveres reanimados, la diferencia yace en su intelecto. Un zombie es incapaz de distinguir un amigo de un enemigo, mientras que el lich posee la inteligencia de un ser humano y puede discernir.

Varias obras de ficción usaron el término ‘lich’ para referirse a cualquier cadáver, animado o inanimado, como la obra de Clark Ashton Smith ‘Empire of the necromancers’. El uso más reciente del término, que se refiere a un tipo específico de no muertos, se originó a partir del Manual Monstruo del ‘Advanced Dungeons and dragons’ (1977).

Cadaveres errantes: Lich
Cadaveres errantes: Lich

Trasfondo histórico

En la literatura

El lich se desarrolló a partir de los monstruos que aparecen en la ficción clásica, donde abundan los hechiceros poderosos que usan su magia para triunfar sobre la muerte. Muchos de los cuentos de Clark Ashton Smith incluyen a poderosos hechiceros cuya magia les permite volver de la muerte. Varias historias de Robert E. Howard, como la novela ‘Skull face’ y el cuento ‘Scarlet tears’, muestran a hechiceros que mantienen su apariencia de vida por medios mágicos. Gary Gygax, uno de los co-creadores de 'Calabozos y dragones', declaró que se había basado en el cuento 'The sword of the sorcerer' para crear al lich del juego. El término 'lich', usado como término arcaico para nombrar un cadáver, suele aparecer en estas historias.

En la religión y la mitología

En el catolicismo y en la iglesia anglicana, la palabra ‘lychgate’ se refiere al área que cubre la entrada del cementerio, donde depositan al féretro antes de que el clérigo llegue para hacer el entierro. ‘Lych’ entonces deriva del antiguo inglés y significa ‘cadáver’.

La idea de eludir la muerte por medio del estudio de la magia negra puede rastrearse hasta el folclore del Medio Oriente, y el método por el cual se consigue la inmortalidad al poner el alma en un filacterio sugiere alguna relación con las prácticas fúnebres de Egipto.

La mitología eslava del este incluye historias sobre un poderoso mago negro, Koschei el Inmortal, quien evadió la muerte luego de poner su alma en el ojo de una aguja mágica. La aguja se encontraba dentro de un huevo, que a su vez estaba dentro de un pato, y éste dentro de una liebre, que estaba encerrada en un cofre de hierro ubicado en las raíces de un gran roble, en la isla mágica Buyan. Koschei sólo podía morir si rompían la aguja mágica.

Liches en Calabozos y dragones

En el videojuego ‘Calabozos y dragones’, un lich es un hechicero que busca evadir la muerte por medio de la magia. Son nigromantes que nunca están satisfechos del nivel de poder que tienen, desean tener vidas más largas y buscan deshacerse de las necesidades físicas de sus cuerpos para dedicarse por completo a la consecución de poder. Los liches se convirtieron en criaturas huesudas que usan magia negra, y guardaron sus almas en receptáculos mágicos llamados filacterios. Como su alma está unida a objetos materiales, nunca podrían morir de verdad. Si su cuerpo fuera eliminado, la única manera de destruirlos por completo sería por medio de la destrucción del filacterio, lo cual removería su lazo al mundo material y terminaría con su forma física.