Ciencia Ficción
 
Protector Agua Tomados De La Mano Barco Hundido Destruyendo Ciudad Futurista Burbuja Piramides Futuro Edificio Rocas Perspectiva Futurista Bebiendo Bajo Nieve Invasion Guerras De Las Galaxias Fuego Casa Grito Gran Luz

Escritura modernista de la ciencia ficción
Escrito por

Los escritores querían responder al nuevo mundo posterior a la 1º Guerra Mundial. En los '20 y los '30, escritores totalmente desconectados de la ciencia ficción comenzaron a explorar nuevas maneras de contar historias y de tratar al tiempo, el espacio y la experiencia en formas narrativas novedosas. Las obras publicadas póstumamente de Franz Kafka y las de escritores modernos como James Joyce, T. S. Eliot, Virginia Wolf y otros, incluían historias en las que el tiempo y la identidad individual podían expandirse, contraerse y distorsionarse. Aunque sus obras estaban desconectadas de la ciencia ficción como género, trataban sobre el impacto de la modernidad (tecnología, ciencia y cambios) en la vida de las personas. Décadas después, durante el movimiento de la Nueva Ola, algunas técnicas literarias modernistas entraron en el campo de la ciencia ficción.

Las obras del dramaturgo checo Karen Capek –The Makropulos affair’, ‘R.U.R.’, ‘The life of the insects’- y la novela ‘War with the Newts’, formaron motivos importantes de la ciencia ficción. ‘R.U.R.’ se destaca por la introducción de la palabra ‘robot’ en el vocabulario mundial.

Un tema fuerte en la escritura moderna es la alienación, es decir, la conversión de escenarios familiares a extraños, de manera que el comportamiento considerado como ‘normal’ pasa a ser visto como un conjunto de prácticas bizarras de una cultura alienígena. La audiencia de las obras modernas suele enfrentarse con el cuestionamiento de todo lo existente.

Escritura modernista de la ciencia ficción
Escritura modernista de la ciencia ficción

Al mismo tiempo, la tradición de las novelas literarias de ciencia ficción que trataban sobre la disonancia entre las condiciones utópicas y la expresión total de los deseos humanos, comenzaron a desarrollar lo que fue llamado ‘la novela distópica’ (en oposición a la utópica). Por un tiempo los elementos de ciencia ficción de estas novelas fueron ignorados por los críticos literarios, a pesar de que su deuda con el género de la ciencia ficción es bastante grande. Las obras utópicas, como muchas de Wells, también influyeron sobre la ciencia ficción, comenzando por ‘Ralph 124C41’ de Hugo Gernsback. La novela de Yevgeny Zamyatin de 1920, ‘We’, describe un intento totalitario por crear una utopía cuyo resultado sería un estado diatópico en el que el libre albedrío sería eliminado. Aldous Huxley quebró la barrera entre las instituciones literarias jerárquicas y la ciencia ficción con 'Brave new world' (1932, 'Un mundo feliz'), un irónico retrato de una sociedad estable y ostentosa construida por la manipulación genética.

A fines de los ’30, John W. Campbell pasó a ser el editor de Astounding Science Fiction, tras lo cual surgió en Nueva York un grupo de nuevos escritores llamados ‘los Futurianos’ (‘the Futurians’), entre los que se contaban Isaac Asimov, Damon Knoght, Donald A. Wollheim, Frederik Pohl, James Blish, Judith Cerril, etc. Otros autores importantes de este período fueron Robert A. Heinleim, Arthur C. Clarke y A.  E. van Vogt. La asunción de Campbell como editor de Astounding se considera el comienzo de la Edad de Oro de la ciencia ficción, caracterizada por historias que celebraban los logros y progresos científicos. Esta época duró hasta los avances tecnológicos de la posguerra, luego de lo cual surgió una nueva generación de escritores con historias que se distanciaban de la modalidad de Campbell, y con revistas nuevas como ‘Galaxy’, editada por Pohl.

George Orwell fue quien escribió una de las mejores ‘distopías’ literarias con ‘1984’, escrito en 1948. En la novela Orwell muestra un régimen totalitario que domina a la sociedad a través del control de la información. ‘We’ de Zamyatin es reconocida como una influencia tanto en Huxley como en Orwell. Este último publicó una reseña sobre ‘We’ al poco tiempo de ser publicada en inglés, muchos años antes de escribir ‘1984’.

‘Fahrenheit 451’ de Ray Bradbury, ‘The dispossessed’ de Ursula LeGuin, gran parte de las obras de Kart Vonnegut, entre otros, continuaron en la ciencia ficción posterior este diálogo entre utopía y distopía.

Mitología pública

Orson Welles produjo desde el Teatro Mercury una versión radial de ‘La guerra de los mundos’ que pasó a la fama por provocar pánico en un gran número de personas que creyeron que el programa era un noticiero real. La idea de los invasores del espacio exterior se convirtió en una parte indispensable de la mitología pública.

Durante la 2º Guerra Mundial, los pilotos especularon sobre la posibles orígenes  de los ‘Foo fighters’ (nombre dado a los avistamientos de luces extrañas durante los vuelos). Las bombas alemanas V1 y V2 se sumaron a la creciente pregunta sobre el futuro de los viajes espaciales. Para el momento en que nació la historia sobre un platillo volador estrellado en Roswell en 1947, la ciencia ficción se había convertido en folclore.