El grito del demonio Demonio Parado Destructor Naranja Pantalla Satán Hombre Demonio Demonio Y Mujer En Las Brasas Soledad del Demonio Espanto La bestia Demonio Alas El Rey Demonio Lucifer Horror de Infierno Demonios Paris Endemoniada Satanás Demonio Papa La Biblia Y Satán Guerra Del Demonio

La Biblia del Diablo
Escrito por

EL DIABLO SEGÚN EL CÓDICE GIGAS

La palabra Satán (que significa "adversario" o "acusador") proviene del árabe “Satanás”, que a su vez tiene una raíz semita cuyo sentido es "ser hostil" o "acusar".

En el Nuevo Testamento, Satán es el nombre pensado para referirse a una entidad sobrenatural, junto con la palabra “diabolos” (vocablo griego equivalente a “Diablo”).

Esta palabra griega presenta connotaciones más negativas que el significado de "acusador" que conlleva la palabra hebrea para Satán. Éste, según la Torá judía, no posee ninguna cualidad demoníaca y es considerado por muchos como un ángel grande y glorioso, creado en el sexto día del Génesis.

La Biblia del Diablo
La Biblia del Diablo

LOS DIVERSOS NOMBRES DEL DIABLO

Satán es llamado Baal Davar por los judíos del siglo XVIII, así que éste también se podría tomar como otro nombre para Satán. Lucifer se utiliza en numerosas oportunidades dentro de la Teología Cristiana para referirse a Satanás, por una referencia a Isaías 14:12-14.

Aunque algunos cristianos sugieren que, en contexto, ese nombre no se refiere a nadie –con excepción del rey de Babilonia mismo, mediante un uso metafórico–, en la Teología Judía la palabra “Helel” tampoco guarda ninguna relación con Satán.

Se conviene generalmente, entre fuentes rabinas, que Isaías se refería al rey Nabucodonosor. Belcebú –el Señor de las Moscas– es en realidad el nombre de un dios palestino, pero también se utiliza en el Nuevo Testamento como sinónimo de Satán. En su versión adaptada, Dante Alighieri emplea "Belcebú" dentro de La Divina comedia.

El dragón y la vieja serpiente del Libro de la Revelación 12:9, 20:2 también se ha identificado con Satán. Se lo llama “príncipe de este mundo" en el libro de Juan 12:31, 14:30 así como “príncipe de la energía del aire" y “espíritu que trabaja en la desobediencia de los niños" en Efesios 2:2.

Otras referencias son: “Dios de este mundo" en 2 Corintos 4:4, el “ángel de la muerte y de la destrucción” y también "Abaddon". En algunos casos, es comparado con Ahriman, el príncipe persa del Mal.

El ángel Leviatán es también descrito como una serpiente retorcida, empleada para representar a Satán en el Libro de las Revelaciones 12:9. Por último, “Sar Ha Olam" es otro nombre posible para Metatron, comparado por Miguel y San Pablo como Satán