Libro El Demonio Ojos Naranja Piedad Dedo Con Fuego Demonios Paris Amante Cuernos En La Frente La Biblia Y Satán Caricatura Posesion Demoniaca Agresividad Dibujo Del Diablo Foto Demonio Convirtiéndose En Demonio Enterrado Escondidos En La Oscuridad Llamas Satanás Riéndose Cara De Malvado Maldad

La Concepción del Demonio durante la Cristiandad
Escrito por

LOS NOMBRES DEL DIABLO

Algunos de los nombres más usuales otorgados por el Cristianismo al demonio son Satán, Satanás o Lucifer. Se dice que Satán fue un ángel caído que se rebeló contra Dios y que, tras haber sido expulsado de los cielos, vaga por la tierra.

Muchas veces se lo ha identificado con la serpiente del jardín del Edén que aparece animalizado ante los ojos de Adán y Eva en el Génesis bíblico, como una personificación de las mentiras que los condujeron al pecado original y a la necesidad de que la Humanidad sea redimida por Jesús.

También lo identifican como el “tentador” de los Evangelios, y el “dragón” en el libro de la Revelación. Tradicionalmente, los cristianos han asimilado al Diablo como el autor de las mentiras y el promotor del mal.

Muchos cristianos liberales ven al Diablo metafóricamente. Debe observarse, sin embargo, que muchas de estas creencias no están contenidas en la Biblia. Se trata de una lectura cristiana post-medieval de las Escrituras, influenciada por mitología popular cristiana medieval y pre-medieval.

La Concepción del Demonio durante la Cristiandad
La Concepción del Demonio durante la Cristiandad

LAS CUALIDADES DIABÓLICAS

Las enseñanzas sobre el Diablo varían, dependiendo del folklore local. No obstante, las características que aparecen en la Biblia están presentes en numerosas pinturas e iconografías.

El Diablo suele retratarse como siendo derrotado y expulsado del cielo por Dios y su séquito de ángeles fieles. Se muestra su fracasado intento de usurpar la autoridad de Dios.

El Diablo, según la Biblia, fue un Ángel de Luz. Por lo tanto, no podría identificarse utilizando un desagradable dragón, tal como fuera retratado por la Iglesia durante la Edad Media. Se lo suele llamar "engañador".

Debido a que “engañar” implicaría traicionar a alguien, un dragón o un monstruo no estarían en posición de engañar (o de “tentar”) a una persona acerca de lo que “está bien” y de lo que “está mal”.

Por este motivo, podría concluirse lógicamente que la principal apariencia del Diablo sería la de un Ángel de Luz que convence a la gente de que siga utilizando artimañas, mentiras y diferentes embelecos.

Siguiente tema: Síntomas de Posesión