Pintura Del Gladiador Armado Con Rifle Domando Al Caballo Mujer Gladiadora Lucha de Gladiadores El coliseo Haciendo Guardia Estatuas Rey Gladiador Luchando con la Espada Actuales Gladiadores Tigre Atacando Las Flechas Del Gladiador Gladiador Vencedor De Brazos Cruzados Vista De Arriba Bocetos de Gladiadores Armadura Espada del Gladiador Mounstro Gladiador

El Adiestramiento de los Gladiadores
Escrito por

Los galeotes y prisioneros de guerra, particularmente aguerridos y experimentados tras haber sobrevivido a años de lucha y sufrimiento, eran personajes marginales muy buscados y valorados para ejercer como gladiadores profesionales.

A menudo, muchos de ellos eran originarios de tierras lejanas como Numidia, Tracia o Germania, y se postulaban gustosos a la actividad, con la intención de progresar en esa carrera.

Además, era inconcebible para un romano incluir en un combate de gladiadores a cualquier persona que no fuese voluntario.

El Adiestramiento de los Gladiadores
El Adiestramiento de los Gladiadores

El adiestramiento de los gladiadores era todavía más profundo que el que se practicaba en la escuela militar romana. Ejercitaban el esgrima, el manejo de armas particulares y mejoraban su condición física mediante fatigosísimos entrenamientos.

Durante la era cristiana, la “gladiatura” se convirtió en un deporte de alto nivel en Roma; se consideró el núcleo de adiestramiento privilegiado para lograr los mejores combatientes y guerreros.

Las condiciones de vida de los gladiadores eran excepcionales, porque tenían las puertas abiertas a todos los espacios públicos y celebraciones organizados en Roma y su entorno.

El entrenamiento de los mismos se realizaba en la llamada “palestra”, unida al Coliseo gracias a un corredor subterráneo. Allí los atletas gozaban, además, de momentos de relajación y ocio, dependiendo del prestigio de su reputación.

Pero los nuevos gladiadores no tenían el privilegio de asistir a las noches de fiesta. El incremento de su notoriedad era un largo camino para el que había que esforzarse mucho; al menos eso pretendían tantos jóvenes gladiadores.

La revuelta de Espartaco tuvo lugar en el año 73 antes de Cristo, en una escuela de gladiadores de Capua. Para aquella época, el célebre deporte estaba todavía poco y mal reglamentado.