Luchando con la Espada Pintura de un Gladiador Mujer Gladiador Gladiador Parado Armadura Exagerada Antigüos Gladiadores Anciano Disfrazado Demostración Gladiadores Luces Simetría Gladiador Estatuas Vista De Arriba Cuadro de Gladiadores Gladiador Gordo Luchando Con Tigres Armado Con Rifle Mano Del Gladiador Coliseo Fotos Armaduras Grandote Gladiador

Gladiadores, suspiro de mujeres y Fanáticos
Escrito por

La tradición popular y la cinematografía clásica han representado los combates entre gladiadores como encuentros extremadamente truculentos y siempre mortales.

Pero la realidad debía ser seguramente bien distinta, dado que el costo para mantener a los luchadores era mayor que la ganancia que los editores recibían del público.

Es más fácil creer que su muerte en el escenario no fuera tan frecuente, excepción hecha por el sanguinario combate denominado “munera sine missione”.

Diversos mosaicos representan la pugnae (combate, pugna) escrito junto al sobrenombre del gladiador, lo cual demuestra el afecto que el público sentía por el campeón, durante toda su carrera. Los más famosos llegaron a combatir cerca de cuarenta veces en el escenario de anfiteatros.

Gladiadores, suspiro de mujeres y Fanáticos
Gladiadores, suspiro de mujeres y Fanáticos

El espectacular estado físico de estos hombres atraía a las mujeres de la nobleza romana, por lo que merecieron el apelativo de “suspiria puellarum”.

Un episodio que bien sintetiza el fanatismo por estos ídolos data de la tremenda riña que se desarrolló en el año 59 antes de Cristo, en el anfiteatro de Pompeyo, entre los fanáticos locales y los “visitantes”.

Los incidentes se iniciaron durante el combate de gladiadores, y provocaron muertos y heridos que terminaron con la clausura del estadio por diez años.

Los combates oponían siempre gladiadores de diferente categoría: estos eran los reziari, los secutores, los mirmilloni, los traci y los dimachaeri. Buscando favorecer el rendimiento y las chances de cada combatiente, los romanos dosificaban ventajas y desventajas. Los enfrentamientos clásicos eran: los “reziari” contra los “mirmilloni” y los “traci” contra los “secutores”.

Cada categoría de gladiadores tenía su propia peculiaridad en materia de equipamiento, accesorios y golpes permitidos. Por ello, cada jerarquía tenía sus ventajas y sus desventajas.

Siguiente tema: Anfiteatros de Lucha