Las Flechas Del Gladiador Asesina De Cerdos Muertos Caricatura Anciano Gladiador Mounstro Gladiador Gladiador y Mounstro Caso del Gladiador Coliseo Gladiador Joven Gladiarena HI Armado Con Rifle Gladiador Con Garra Reflejo Del Gladiador Grandote Gladiador Luchando Foto Del Gladiador Piña del Gladiador Gladiador Actual Matando Al Tigre

Jerarquías de Gladiadores
Escrito por

En el año 399, bajo la presión cristiana, se clausura la escuela de gladiadores de Roma, dado que este deporte de espectáculo era fuertemente despreciado por los cristianos.

Pero el último combate de gladiadores celebrado en la ciudad de Roma data del año 439, es decir, menos de un siglo después de la primera prohibición del emperador Constantino; esto demuestra cuán arraigada estaba esta práctica en el espíritu deportivo romano.

Según la cultura popular, antes del combate los gladiadores adversarios se ponían de pie bajo la tribuna del emperador, cuando estaba presente, y clamaban “Ave César, quienes se aprestan a morir te saludan”.

Pero la historiografía reciente ha confirmado la falta de fundamentos de esa información. Se cree que la frase era pronunciada por un grupo de condenados a muerte que gritaban esas palabras antes de que los gladiadores empezaran a combatir, a lo que el emperador Claudio simplemente respondía “continúen”.

Jerarquías de Gladiadores
Jerarquías de Gladiadores

Los combates oponían siempre gladiadores de diferente categoría: estos eran los reziari, los secutores, los mirmilloni, los traci y los dimachaeri.

Cada categoría de gladiadores tenía su propia peculiaridad en materia de equipamiento, accesorios y golpes permitidos. Por ello, cada jerarquía tenía sus ventajas y sus desventajas.

Buscando favorecer el rendimiento y las chances de cada combatiente, los romanos dosificaban ventajas y desventajas. Los enfrentamientos clásicos eran: los “reziari” contra los “mirmilloni” y los “traci” contra los “secutores”.

Con el objetivo de poner en práctica ideas siempre nuevas, llevando a la arena episodios de inspiración mitológica o buscando favorecer situaciones grotescas, es famosa la batalla ideada por el emperador Domiciano quien, en los años 90, hizo combatir mujeres contra enanos. 

Es preciso desmentir la creencia según la cual, al terminar la batalla, el gladiador vencido era asesinado por decisión de la muchedumbre.

Sí es probablemente verídico que el público festejara a sus preferidos y forzara la voluntad sobre la vida y la muerte, pero era extremadamente raro que un gladiador profesional fuera asesinado, porque estos atletas eran sumamente costosos de adiestrar y de mantener.

El organizador y el imperador debían pagar una cifra demasiado alta por cada gladiador muerto... No era francamente deseable favorecer su deceso sin sentido.