- Cábala, Dios y Magos Judíos Parte II

 

 

 
Mujer De Luto Magia Verde Dados Del Mago Magia En La Herrería Vista De Abajo Hechicero La Hechicera Esqueletos Malignos Lugar Mágico Buscando La Poción Caminando Haciendo Magia Escribiendo Magia Mujer Mágica Cara De Depravado El Circulo Del Poder Hechicera Perversa Unicornio Elfa Fuego En Las Manos Magia De La Luna

Cábala, Dios y Magos Judíos Parte II
Escrito por

Las especulaciones de la Cábala dan por supuesta la absoluta interconexión de lo humano y cósmico con el plano divino o celestial. Esto explica el gran interés que se vislumbra en la literatura esotérica de origen judío por la magia.

Partiendo del principio metafísico que sostiene que no existe en el mundo entidad que no contenga algo de espiritualidad –porque proviene de Dios, aunque sea un objeto material- los primeros cabalistas desarrollaron una especia de “magia judía”.

Cábala, Dios y Magos Judíos Parte II
Cábala, Dios y Magos Judíos Parte II

Enseñaban que los elementos materiales constituyen la morada de entidades espirituales compuestas de fuego, aire, agua y tierra, es decir: los cuatro elementos que ya habían postulado los filósofos presocráticos.

Al controlar de manera apropiada estos cuatro materiales, es posible beneficiar a los seres humanos. Para los cabalistas, los espíritus del fuego y del aire eran bondadosos, mientras que los de la tierra y el agua eran considerados malignos.

La diferencia entre estos elementos ayudaba a distinguir, básicamente, lo que hoy conocemos como “magia negra” y “magia blanca”.

Cabe destacar que en Babilonia, durante los siglos V/VI hasta el XI se compusieron muchos tratados sobre magia, como el Pishra de Hanina ben Dosa (un  taumaturgo judío, de Galilea, posterior a Jesús de Nazaret) o los Havdalah de Rabí Aquiba.

Sin embargo, el texto más célebre se conoce como Sefer ha Razim, cuya traducción es El libro de los secretos, compuesto probablemente en Palestina.