- Cómo aprender la Magia

 

 

 
Caminando Haciendo Magia Guerrero Mágico El Mago Chiquito Matando Guerreros Pelotas De Béisbol Nina De Violeta La Magia Del Bastón Esqueleto Guerrero Los Conejos De La Galera Magia En Los Cielos Magia De La Luna Maligno Hechicero Elfo Y El Dragón El Anciano Malvado Hechizando Al Caballo Realizando Magia Mujer Sensual Bajo La Lluvia Magia En El Bar Cara Pensativa

Cómo aprender la Magia
Escrito por

Un motivo bastante habitual en la ficción fantástica es que la magia debe ser innata y atípica. En la Tierra Media, concebida por J.R.R. Tolkien, el ejercicio de la misma estaba limitado a los no-humanos (a excepción de Aragorn, cuyas manos eran capaces de curar, aunque es necesario destacar que por sus venas corría sangre noble, real y sagrada).
En muchos escritores, este don se reserva a un grupo selecto de seres humanos, como en libros de Harry Potter, de J. K. Rowling, las Novelas de Deryni escritas por Katherine Kurtz, o El señor Darcy, de Randall Garrett.

Los magos son a menudo una secta secreta o un grupo perseguido. En algunos casos, la magia puede ser heredada, aunque puede tratarse también de una capacidad obtenida por azar en algunos niños o utilizada en una única atípica situación.

Cómo aprender la Magia
Cómo aprender la Magia

Las energías heredadas pueden ser un rasgo genético simple (en el caso de Deryni, personaje de Katherine Kurtz, ligado al sexo) o aparecer azarosamente, como en la trilogía escrita por Patricia A. McKillip.
En los mundos donde la alquimia existe como forma de trabajo, el poder de los alquimistas deriva ante todo del estudio. Para ellos, la magia no es natural: es una disciplina de estudio, larga y difícil. Esto suele producir una carencia de magos, incluso en las regiones donde cualquier persona podría -en teoría- aprender tal arte.
Los practicantes de magia de Disc (dentro de la serie Discworld) son raros, con capacidades innatas -con algunas excepciones, como el octavo hijo de un octavo hijo, que deberá forzosamente convertirse en mago, incluso tratándose de una hija-. Todos ellos requieren entrenamiento para convertirse en hechiceros.
Un rasgo común de los magos es que, no importa hasta qué punto sus capacidades se manifiesten espontáneamente, deberán aprender a utilizarlas.
En la ficción, esta necesidad de perfeccionamiento suele ofrecer una garantía para que el escritor asegure que sus personajes no podrán resolver todo, de manera que siempre exista un conflicto literario por solucionar.
Algunos magos cumplen el papel de aprendices, tal como sucede con Haku, en la película Spirited away. En el film, Willow recibe una varita mágica pero tiene gran dificultad para aprender a utilizarla; solamente gracias al curso particular de Fin Raziel será capaz de dominar la magia.
También en Harry Potter, muchos magos jóvenes tendrán accidentes mientras intentan aprender encantamientos mágicos, hasta hacerlo correctamente.

Otros medios de aprendizaje pueden ser libros, a menudo llamados grimoires, que pueden tener características mágicas ellos mismos.