Ascendiendo Magia Negra En La Ciudad Magia En Los Cielos El Mago El Mago Y Su Ayudante Hechicero Esqueleto Mujer Mágica Hechizo Al Dragón Niño Mago El Hechicero Bastón Mágico Mujer Maga Magia Inundación Fuego Elevando El Fuego La Espada Mágica Aprendiendo Magia Viejo Hechicero Alas Mágicas

Magia y Nigromancia: El Héroe Homérico Ulises
Escrito por

En la literatura griega, el texto que más temprano ofrece una definición de la magia como práctica destinada a controlar las fuerzas secretas del mundo (physis) se encuentra en el libro X de la Odisea, una obra atribuida a Homero, compuesta por lo menos en el siglo VIII aC.
El libro X describe el encuentro del héroe central Odiseo (Ulises) con el titán Circe, hermana del mago Aeetes, ambos hijos del Sol, cuya madre a su vez es hija del Océano, en la isla de Eea.
En la historia, la magia de Circe consiste en el uso de una varita, que blande contra Odiseo y sus hombres, mientras que la magia del héroe se basa en el empleo de una hierba secreta que le había aconsejado el dios Hermes para defenderse de los ataques de la citada hechicera.

En el texto homérico aparecen tres acepciones de la palabra “magia”: el uso de una herramienta misteriosa dotada con energías especiales (la varita) así como el empleo de la rara hierba mágica, y la presencia mágica del dios Hermes, revelador del secreto.

Magia y Nigromancia: El Héroe Homérico Ulises
Magia y Nigromancia: El Héroe Homérico Ulises

Éstos son los tres elementos más comunes que caracterizan la magia como sistema de creencias durante los períodos helenísticos y greco-romanos tardíos.
Otro factor importante que nos ayuda a definir la magia para los antiguos se encuentra también en el relato homérico. Circe se presenta bajo la figura de una mujer hermosa, cuando Ulises la encuentra en la isla. En tal oportunidad, la hechicera utiliza su varita para convertir a los compañeros del héroes en cerdos. Esto sugiere que la magia está asociada a menudo con las prácticas que atentan contra el orden natural, o contra fuerzas sabias y buenas (Circe es llamada “bruja” por un compañero de Ulises).
Circe representa también el poder de los titanes, conquistado por los dioses olímpicos más jóvenes como Zeus, Poseidón y Hades.
La hechicera había sido condenada a la isla de Eea luego de asesinar a su marido. Es una maga peligrosa, que oculta celosamente sus secretos, se rebela contra los dioses helénicos y tiene un poder semi-divino heredado de la primera deidad de los titanes.
Cabe mencionar que la magia es una energía de segunda categoría, no equiparable a la fuerza de la tradición o de los dioses. Tiene que trabajar en secreto para alcanzar sus objetivos. Por eso, Circe es capaz de transformar a los compañeros de Ulises en cerdos pero sus hechizos no afectan al héroe, gracias a las mencionadas hierbas. La magia puede ser contrarrestada por otro tipo de magia, pero la que emplea Ulises triunfa porque fue aconsejada por un legítimo dios, en este caso: Hermes.
Sin embargo, la sabiduría de Hermes no alcanza para protegerlo definitivamente. Ulises sucumbe ante los encantos físicos de Circe. Esta escena simboliza la noción de que los hombres mortales no están preparados para resistir las energías mágicas, en especial la atracción sexual asociada a las brujas.
Circe no sólo es capaz de transformar a los hombres en bestias sino también de predecir el futuro. Esta capacidad está vinculada con otro motivo mágico presente en la epopeya de la Odisea: la escena necromántica del libro XI.
Tras seguir las instrucciones de Circe para regresar al mundo terrenal, Ulises cava un foso, ofrece a los muertos una bebida que consiste en miel, leche, vino, agua, y mata dos ovejas negras para que su sangre drene hasta la zanja.

Esta acción atrae una multitud de muertos que, tras beber la sangre, recuperan temporalmente la capacidad de comunicarse con los vivos. Este acto mágico deriva de la desesperación del héroe por regresar al mundo terrenal.

Siguiente tema: Los Magos Orfeo, Pitágoras y Empédocles