Magia Al Preso Mago Profesional Oficinista Mago El Libro De La Magia Fuego En Las Manos Magia En Los Cielos El Puno Mágico Mujer De Luto Magia En El Bar El Mago Dedos Mágicos Magos En El Castillo Fuerte Hechicero Manos Encantadas Merlín Mago La Hechicera El Mago Y Los Búhos Fuego Caballero Mágico Magia Sobre Mounstros

Rituales Mágicos durante el período Helenístico
Escrito por

El período helenístico –nombre con el que se denominan los últimos tres siglos antes de Cristo– se caracterizaron por un ávido interés por la magia y los encantamientos. Se trata del período de mayor abundancia de textos (literarios y médicos) escritos en griego y en latín sobre este tema.
Muchos de los “papiros mágicos” existentes fueron escritos durante los primeros siglos después de Cristo, pero sus conceptos, fórmulas y rituales reflejan el período helenístico anterior, es decir: una época en que la sistematización de la magia presente en el mundo greco-romano tuvo lugar en el Egipto ptolomeico, bajo la dominación de Roma.

Muchos términos se piden prestados, en los papiros, de los cultos de los misterios, así como muchas fórmulas mágicas son llamadas “teletai” –literalmente, celebración de misterios– o el mago se llama a sí mismo “mystagogos”. Se trata del sacerdote que conduce a los candidatos a la iniciación.

Rituales Mágicos durante el período Helenístico
Rituales Mágicos durante el período Helenístico

Los textos de los papiros mágicos griegos se escriben a menudo como si fueran recetas. En otras palabras: la magia requiere ciertos ingredientes, así como Ulises necesitó utilizar una hierba para derrotar la magia de Circe.
Como decíamos, ciertos gestos se requieren en momentos puntuales del ritual mágico para acompañar a los ingredientes. De acuerdo con las escrituras helenísticas, un buen ritual mágico puede favorecer las revelaciones de los sueños y su correcta interpretación. En otros casos, permite enviar demonios para dañar enemigos o romper matrimonios.
Pero existen aspectos negativos de tales encantamientos. Por ejemplo, en los papiros se indica que la magia del amor puede convertirse en magia del odio si la víctima no responde adecuadamente.
El vocablo defixio deriva del verbo latino defigere, que significa literalmente “fijar debajo” y está asociado con la idea de entregar a alguien a las energías del mundo terrenal.
Por supuesto, también se utilizaba la maldición hablada contra el enemigo. Pero las recetas mágicas, tal como figura en las tablas helénicas de esta época, eran consideradas más eficaces.
El proceso implica la escritura del nombre de la víctima en una delgada plancha de plomo junto a varias fórmulas o símbolos mágicos; luego es preciso enterrar esa placa dentro o cerca de una tumba o campo de batalla, para ofrecer a los espíritus de los muertos el poder necesario para atacar a la víctima. Con el objetivo de aumentar la potencia del maleficio, se solían agregar uñas o clavos a dicha placa.

Por último, los amuletos eran defensas habituales, utilizadas en el mundo greco-romano para proteger de las maldiciones o del mal de ojo.

Siguiente tema: El Mago Fausto