Manos Mágicas Magia Al Preso Tres Magos Mago Aburrido Capa Roja Fantasmas Mirada Mago Nena Encantada Manos Encantadas Pelo Blanco Magia Negra Ángel Hada Encantada Hechizo Al Dragón Magos Elfa Copa Mágica Fantasma Brujo Oficinista Mago El Mago Y Los Búhos

Virgilio, Séneca y Lucano: Acerca de la Magia
Escrito por

La mayor parte de la literatura romana que trata el tema de la Magia es una reescritura de los mitos griegos. El cuarto libro la Eneidade Virgilio, por ejemplo, describe una ceremonia mágica en la que participa el héroe de la epopeya, Eneas, quien ha llegado a la costa del Norte de África tras huir de Troya.
Aquí, Eneas encuentra a la Reina Dido, que acaba de comenzar a construir la ciudad de Cartago. Dido se enamora de Eneas y desea convertirlo en su príncipe consorte. Este episodio recuerda la escena entre Circe y Ulises, en la Odisea homérica, así como la de la Argonáuticade Apolonio, que sucede entre Jasón y Medea.

En estas epopeyas también aparece un héroe que se encuentra con una hermosa mujer, potencialmente peligrosa, aunque bondadosa y hospitalaria tanto tiempo como dura su amor.

Virgilio, Séneca y Lucano: Acerca de la Magia
Virgilio, Séneca y Lucano: Acerca de la Magia

Pero la unión se termina cuando el Destino decreta que Eneas debe dejar a Dido para viajar a su ciudad, en Italia. Entonces, la hermosa inevitablemente trocar su amor en odio.
Entonces utiliza un ritual mágico complejo para atraer a su amante nuevamente. Construye una pira gigantesca en el patio principal de su palacio y prepara un sacrificio a las deidades del mundo terrenal.
No obstante, Dido descubre que este embrujo de amor no tiene el suficiente poder como para hacer regresar a Eneas. Entonces se suicida, tras lanzar su maldición.
Cabe mencionar que Dido aumentó enormemente el poder de su maldición a través de su propio sacrificio. Eneas fue protegido por los dioses, pero fue a causa del encantamiento mágico provocado por el odio y la muerte de esta mujer que –según Virgilio– Roma fue derrotada a manos de Cartago, varios siglos después. Estos episodios demuestran que para los romanos, como para los griegos, la magia era una fuerza peligrosa.
Por otra parte, el concepto de Magia que tenían los romanos también se encuentra en los escritos de Séneca y en los de su sobrino Lucano.
Séneca selecciona algunos de los mitos griegos más espantosos para el tratamiento dramático de la magia, agregándole connotaciones negativas a la nigromancia. Sus reelaboraciones de los mitos sobre Hércules, su esposa Deyanira y Medea adoctrinan sobre la peligrosidad de los embrujos, especialmente los que urden las mujeres celosas.

Por otra parte, Lucano se esfuerza en superar a su tío en lo que respecta a retratar los horrores y las malas energías de la brujería. En la epopeya de Julio César y Pompeyo se menciona la presencia de famosas brujas que profetizan el resultado de sus batallas, influyendo decisivamente en las mismas.

Siguiente tema: Rituales Mágicos durante el período Helenístico