Header Orcos
 
Entre El Fuego Petiso Orco Destruyendo Sentado Con El Martillo El Rey El Monstruo Orco Endemoniado Antorcha El Hacha Grande Sentado Combatientes Con El Arco El Hacha Parado Solo Boca Abierta De Perfil Primer Plano Ojos Amarillos Luchando

Los orcos de Tolkien

Los orcos de la Tierra Media inventados por Tolkien no pertenecen a ninguna raza marítima, aunque recibió la influencia de ‘La princesa y el duende’ de George MacDonald para su creación. La influencia de MacDonald es aparente ya que los orcos de Tolkien y los duendes de MacDonald comparten semejanzas físicas y culturales, además de las relaciones conflictivas con los humanos. El término ‘orco’ en los escritos de Tolkien es usado para describir a criaturas de forma humana pero más pequeños que los hombres, feos, sucios, y deseosos de carne humana. En una carta privada, Tolkien los describe como ‘achaparrados, grandes, de nariz chata, de piel amarillenta, con bocas anchas y ojos rasgados’. Se los describe como seres miserables y viciosos.

Los orcos son descritos en ‘The tale of Tinúviel’ como ‘necios criaturas de Melko, que salen a hacer su trabajo sucio’. En ‘La caída de Gondolin’ Tolkien escribió que ‘toda esa raza fue criada por Melko a partir de los calores subterráneos y del limo. Sus corazones eran de granito y sus cuerpos deformes; engañaban sus rostros que no reían, pero se reían como un golpe de metal, y nada preferían más que ayudar a cumplir los propósitos de Melko’.

Los orcos de Tolkien
Los orcos de Tolkien

Los orcos comen toda clase de carne, incluyendo la humana. En el capítulo II de ‘Las dos torres’, Grishnákh, un orco de Mordor, afirmó que los orcos de Isengard comían carne de orcos, pero no se sabe si esta declaración es cierta o se trata tan solo de un comentario maligno. Sin embargo, sabiendo lo que son parece probable que los orcos se coman entre sí. Posteriormente en ‘Las dos torres’ Ferry y Pippin son presentados como carne por un orco después de una pelea entre los uruk-hai y los orcos. Luchan con ferocidad. En algunos lugares, Tolkien describe a los orcos como si fueran un mero instrumento de batalla. Los orcos son utilizados como soldados por los principales villanos del ‘Señor de los anillos’, Sauron y Saruman.

En algunas de las versiones de sus historias, Tolkien concibió a los orcos como elfos, esclavizados por Morgoth y transformados en malvados guerreros. Otras versiones (que incluyen notas hechas a principios y fines de la vida literaria de Tolkien) presentan a los orcos como ‘parodias’ o falsas creaciones de Morgoth que tienen vida sólo por su voluntad maligna, y fueron hechos intencionalmente para burlarse de las creaciones de Eru Ilúvatar, los Eldar y los Edain.

Tolkien también sugirió que los humanos eran una raza mezclada con la de los orcos. Los fieros orcos conocidos como Uruk-hai fueron creados de esa manera. El proceso luego fue repetido durante la Guerra del Anillo por obra de Saruman.

Cuando escribió ‘El hobbit’, Tolkien conservó el concepto de ‘orco’ que había desarrollado al escribir versiones tempranas del ‘Silmarilión’, de la misma manera ue conservó las referentes a los Elfos, Gondolín y otros elementos del libro. En ‘El hobbit’, sin embargo, generalmente usaba la palabra ‘goblin’ (duende) para nombrar a estas criaturas, aunque la palabra ‘orco’ ocasionalmente aparecía (por ejemplo: cuando Gandalf describe a las Montañas Grey como lugares ‘repletos de goblins, hobgoblins, y orcos de la peor calaña’). En ‘El señor de los anillos’, ‘orco’ es usado predominantemente para describir tales criaturas, y el uso del término ‘goblin’ parece restringirse a los hobbits, aunque lo usan otros y se aplica a los uruk-hai.

En ‘Las dos torres’ y ‘El regreso del rey’, Saruman produjo sus propios Uruk-hai modificados. Estos eran más grandes y más fuertes, y podían resistir la luz del sol.

Dentro de los idiomas inventados por Tolkien, las palabras élficas para ‘orco’ derivan de la raíz ‘ruk’, que se refiere al miedo y al horror, y de ahí viene la forma expandida de la raíz, ‘uruk’. El sustantiva ‘uruku’ viene de esta extensión. Eventualmente se convierte en la palabra del Quenya ‘urco’, cuyo plural es ‘urqui’. Un término relacionado, ‘urko’, produce el Sindarin ‘orch’, plural ‘yrch’. Las palabras del Quenya tienen un significado menos específico que el Sindarin, y significan ‘bogey’. Para las criaturas llamadas ‘yrch’ por los Sindar, la palabra Quenya ‘orco’, con sus plurales ‘orcor’ y ‘orqui’, fueron creadas.

Estos orcos tienen nombres similares en otras lenguas de la Tierra Media; en Orkish ‘uruk’, en el idioma de los Drúedain ‘gorgún’, en Khuzdul ‘rukhs’, plural ‘rakhas’, y en la lengua de Rohan y la común ‘orco’.