Header Orcos
 
Fuego Petiso Orco Primer Plano La Bestia Colmillos Para Afuera Orco Endemoniado Sentado Con El Martillo El Hacha Grande Endemoniado Antorcha Senor De Los Anillos Combatientes Furioso Guerrero Orco Asustado Corriendo Bebiendo Solo Contra Los Orcos Anciando Orco Triste

Orcos: Uso moderno

Más allá de las influencias de Tolkien, la OED  descubrió un uso de la palabra inglesa ‘orke’ de 1656, que tenía que ver con gigantes, ogros y afines. Se presume que tal uso llegó al inglés por medio de los cuentos de hadas del continente, sobre todo los de Charles Perrault (s. XVII, Francia), quien sacó la mayoría de sus historias de los escritores del siglo XVI Giovanni Francesco Straparola y Giambattista Basile.

Basile escribió en el dialecto napolitano, y afirmó escribir historias folclóricas de su región que había recolectado por años. En por lo menos una docena de sus cuentos, Basile usó ‘huorco’ que es la forma napolitana de ‘orco’, para describir a una gran bestia peluda que vivía en el bosque oscuro o en el jardín, y que podía ser maligno, indiferente o benévolo dependiendo del cuento.

Orcos: Uso moderno
Orcos: Uso moderno

El uso de 1656 de ‘orke’ viene de un cuento de Samuel Holland titulado ‘Don Zara’, que es un pastiche y una parodia de los romances españoles fantásticos.

De la definición del OED para ‘orco’:

  • 1605 J. SYLVESTER tr. De G. de S. Du Bartas Deuine Weekes &Wks. (II. i. 337) ‘Insaciable orco, que a casi todas las criaturas del mundo eliminarías’.
  • 1656 S. HOLLAND Don Zara (I. i. 6) ‘Quien con un solo golpe decapitó las tres cabezas de los hombres de un Orco’
  • 1854 Putnam’s monthly mag. (Oct. 380/1) ‘Los elfos y los nickers, los orcos y los gigantes’ (uso no claro)
  • 1865 C. KINGSLEY Hereward (I. i. 71) ‘Pero además, cosas indecibles –dragones, gigantes, orcos, brujas…’ (uso no definido)

Ya sean ‘orke’, ‘ogro’, ‘huerco’ u ‘orco’, la palabra viene del latín ‘orcus’, nombre del dios romano de la muerte, una figura demoníaca (que no debe confundirse con Plutón, el dios del inframundo) que al parecer descendió varios niveles hasta llegar a significar ‘infierno, inframundo’, ‘demonio’, ‘criatura maligna’ y por último ‘ogro’. Hay que notar que Tolkien y los léxicos que usó también atribuyeron el origen de la palabra del inglés antiguo ‘orc’ a ‘orcus’, y que en uno de sus idiomas inventados la palabra usada para orc también se aplica a orco.

Las palabras que derivan de o están relacionadas con el italiano ‘orco’ son muy comunes en los países mediterráneos; además de ‘uerco’, ‘huerco’ y ‘huorco’ también está el tiroleano ‘ork’, que puede ser una casa gnomo o un espíritu de la montaña que actúa como protector de la vida salvaje.

Tolkien, nacido en 1892, seguramente habría leído ‘Mamá Ganso’ y cuentos afines. Si leyó a Straparola, Basile o al Don Zara de Holland es desconocido. Cualquiera sea el caso, se encontró con criaturas (orcos y ogros) que descendía etimológicamente del latín orcas.

Tolkien negó explícitamente cualquier conexión entre sus ‘orcos’ y los otros, en referencia a la ballena asesina (Orcinus orca) y otros cetáceos.

Palabras similares de origen distinto

El uso de la palabra ‘orco’ en cualquiera de sus sentidos relacionados con monstruos no debe confundirse con otras palabras que tienen una semejanza superficial, como el galés ‘orc’ (una suerte de puercos) y con el nórdico ‘orkn’, que significa ‘ballena’.

Siguiente tema: Los orcos de Tolkien