Aliens Pulpo Mounstro Alien Alien Dormido Aliens G Ovni Gigante Caricatura Alien Extraterrestres Arboles Camilla Alien Ovni Triangulo Aliens Sol Mitad Aliens Autopsia Alien Resurrección Aliens Alien Resando Alien Pintando Muñeco Aliens Intrusos Cementerio Aliens Fabricas Ovni Ovni Croqui

Los Primeros informes modernos Parte I
Escrito por

 

Antes de que los términos "platillo volador" y "UFO" fueran acuñados, existía un sinnúmero de testimonios –muchos de ellos, escritos– que manifestaban la presencia de fenómenos aéreos extraños, jamás identificados. Estos informes datan desde mediados del siglo XIX hasta principios del siglo XX. Algunos ejemplos son:

  • En julio de 1868, los investigadores de fenómenos aéreos paranormales describen la primera visión moderna documentada de un UFO en la ciudad de Copiapo, Chile.
  • El 25 de enero de 1878, el diario “Denison” escriben que el granjero local John Martin divulgó haber observado un objeto volador grande, oscuro y circular que se asemejaba a un globo, volando a una velocidad asombrosa.
  • El 28 de febrero de 1904, tres miembros de la tripulación del “USS Supply” tuvieron una extraña visión a 300 millas del oeste de San Francisco. Este fenómeno fue denunciado por el teniente Frank Schofield, quien luego se convirtió en comandante en jefe de la flota “Pacífic”.

Los Primeros informes modernos Parte I
Los Primeros informes modernos Parte I

Schofield describió tres objetos de color rojo brillante con forma de huevo y otros objetos circulares que volaban en formación. Todos ellos se acercaban por debajo de la capa de nubes. Después cambiaron su curso y “se elevaron” sobre ellas, para alejarse de la tierra 2 a 3 minutos después. El más grande tenía el tamaño aproximado de seis soles.

  • Un fenómeno inusual ocurrido el 17 noviembre de 1882 fue observado por el astrónomo Edward Walter Maunder, del observatorio real de Greenwich, y también por algunos otros astrónomos europeos. Numerosos informes sobre visiones de diferentes UFO fueron publicados en “Nature” y en otras revistas científicas.

Maunder escribió en “El observatorio” acerca de un “extraño visitante celestial” que tenía “forma de disco”, “forma de torpedo” o directamente el contorno de un dirigible “Zeppelin”. Es necesario tener en cuenta que Maunder describió la aparición en el año 1916.

El testimonio de este astrónomo menciona que el objeto era mucho más brillante que los concurrentes destellos de la aurora, tenía bordes bien definidos y era opaco en el centro, blanquecino o blanco verdoso, contaba con cerca de 30 grados de largo y 3 grados de ancho, y se movía constantemente a través del cielo norteño trasladándose, en menos de dos minutos, del este al oeste.

Maunder indicó que era muy diferente, en cuanto a sus características, de un meteorito de fuego o de cualquier destello de la aurora que él hubiera visto anteriormente. No obstante, Maunder (y algunos otros astrónomos) pensaron que el fenómeno podía estar relacionado, probablemente, con una enorme tormenta magnética auroral que ocurría por aquellos tiempos. Maunder lo llamó “viga auroral”.