Piratas Barco Mirando Al Frente Experimentados Piratas Mujer Pirata Tormenta De Alta Mar Calavera Con Expresión El Loro Jazmín La Pirata Mirada Furiosa Billete Ella Y El Piratas El Saqueo Entre El Oro Malvado Anciano Y Loro Pirata Y Prisionera Esqueleto Pirata Capitán Jack Barba Verde Posando Para La Cámara

Bucaneros
Escrito por

Los bucaneros eran piratas que atacaban a los barcos españoles, franceses y holandeses en las islas del Caribe durante el siglo XVII.

El término ‘bucanero’ ahora se usa generalmente como sinónimo de ‘pirata’. Originariamente las tripulaciones bucaneros eran grandes, más aptas para atacar ciudades costeras y más conocedores del Caribe que los piratas que zarpaban del océano Índico a fines del siglo XVII.

Bucaneros
Bucaneros

Historia

El término bucanero deriva de la palabra del Arawak ‘buccan’, un marco de madera para  ahumar la carne de manatíes, por tanto la palabra francesa ‘boucan’ y el nombre ‘boucanier’ para los cazadores franceses que usaban estos marcos para ahumar la carne del ganado y de los cerdos de Hispaniola. Los colonos ingleses tomaron la palabra y la tradujeron a su idioma como ‘buccaneer’.

Alrededor de 1630 algunos franceses que fueron expulsados de Hispaniola fueron a Tortuga. Los españoles trataron de sacarlos de Tortuga, pero los bucaneros fueron ayudados por franceses, holandeses e ingleses que se enfrentaron contra el comercio español, generalmente a través del uso de pequeños galeones con los que atacaban en el Pasaje Windward. Finalmente se volvieron tan fuertes que llegaron a navegar por la América española y saquearon ciudades.

Los habitantes ingleses que ocupaban Jamaica comenzaron a esparcirse con el nombre de ‘bucaneers’, que tenía el significado de ‘piratas’. El nombre se adoptó universalmente en 1684 con la primera traducción al inglés de Alexandre Exquemelin en su libro ‘Los bucaneros de América’.

Desde la visión de Londres, la actividad bucanera era una manera barata de enfrentarse con España, rival de Inglaterra. Por eso, la corona inglesa otorgó licencias a bucaneros, haciendo legales sus operaciones a cambio de una parte de sus ganancias. Los bucaneros recibieron una invitación del gobernador jamaiquino Thomas Modyford para darles una base a sus barcos en Port Royal. Los bucaneros robaban a los franceses, holandeses y españoles, a sus barcos y colonias, y regresaban a Port Royal con el botín. Sus actividades siguieron su curso más allá de si Inglaterra estaba en guerra o no con España, Holanda o Francia.

Entre los líderes de los bucaneros se encontraba un francés llamado Daniel Montbars, que destruyó tantos barcos españoles y mató a tantos españoles que llegó a ser nombrado como ‘el exterminador’. Otro notable líder fue un galés llamado Henry Morgan, quien saqueó Maracaibo, Portobello, y la ciudad de Panamá, llevándose una gran cantidad de dinero de los españoles. Morgan se volvió rico y regresó a Inglaterra, donde fue coronado como caballero por Carlos II.

En la década de 1690 las viejas maneras bucaneros comenzaron a morir, ya que los gobiernos europeos iban dejando atrás la política de ‘no hay paz más allá de la línea’. Los bucaneros no fueron fáciles de controlar, y llevaron a las colonias a guerras. En un ataque conjunto de bucaneros y franceses a Cartagena en 1697, liderado por Bernard Desjean, los bucaneros y los franceses se separaron en pésimos términos. Menos tolerados por los oficiales locales caribeños, los bucaneros pasaron a trabajar legalmente o se unieron a tripulaciones piratas que buscaban botines en el océano Índico, la costa este de Norteamérica o el oeste de África así como en el Caribe.