Felicidad Bella Ganador Piratas Del Espacio Ella Y El Piratas Autorretrato Grandes Amigos Piratas Cuchillo En La Boca Piratas Del Caribe Subido En Lo Alto Posando Para La Cámara Dedo Cortado Nina Pirata Hombre Pirata Billete Animales Piratas Pequeños En El Mar Experimentados Piratas El Atardecer

Corsarios
Escrito por

Un corsario era un guerrero autorizado por cartas de marca otorgadas por el gobierno de un país para atacar una nave extranjera. El trabajo de los corsarios a menudo es descrito como una forma de piratería apoyada por el estado.  El corsario era autorizado solo por su propio país para atacar o robar barcos enemigos durante tiempos de guerra. Sin embargo, los estados solían alentar los ataques a potencias enemigas en tiempos pacíficos, o a navíos neutrales en tiempos de guerra, con los cual se lograba borrar la línea entre piratería y corsarios.

Los corsarios eran aceptados como parte de la guerra naval entre los siglo XVI y XIX, autorizados por todos los poderes navales importantes. El costo de comisionar corsarios nació gracias a los inversores que esperaban ganar un botín significativo del dinero ganado a comerciantes enemigos.

Se ha dicho que los corsarios representaban una forma de guerra menos destructiva e inútil, porque el objetivo era capturar naves y no hundirlas.

Corsarios
Corsarios

Descripción

Un corsario era un guerrero autorizado por el gobierno nacional. En ese momento muchos navíos mercantes estaban armados con cañones, y los oficiales navales esperaban beneficiarse de los premios monetarios si capturaban una nave enemiga. El corsario se distinguía por el marco legal en el que operaba. Si no se declaraba la guerra, o si el corsario atacaba una nave neutral, podía ser tratado como un pirata.

Los corsarios eran una especie de saqueadores comerciales, interrumpían el comercio de sus enemigos. Eran muy beneficiosos para el poder naval pequeño, o para alguien cuyo enemigo dependiera del comercio: interrumpían el comercio y por lo tanto los ingresos impositivos, y forzaban al enemigo a utilizar barcos de guerra para proteger la mercancía. La actividad corsaria era una manera de movilizar buques bélicos y marineros sin tener que gasta dinero público o comisionar a oficiales navales. Algunos corsarios fueron particularmente influyentes en los anales de la historia.

Marco de trabajo legal

Como actuaban en forma privada e independiente, los corsarios no tomaban órdenes de ningún comandante naval. Generalmente tenían que limitar su actividad a un área acordada o a los barcos de determinada nación, todo lo cual se especificaba en su carta de marca. A menudo los dueños o el capitán debían adherir a estas condiciones, porque de otra manera tendrían que pagar los daños hechos. Los franceses, durante las guerras napoleónicas, destruyeron las cartas de marca pertenecientes a los capitanes que regresaban. En el Reino Unido, las cartas de marca fueron revocadas por ofensas como piratería o fuego sobre un bote de guerra.

Las condiciones de a bordo para los corsarios variaban. Algunas tripulaciones eran tratadas tan duramente como las tripulaciones navales de su tiempo, mientras que otras seguían las reglas más flexibles y relajadas de los barcos mercantes. Algunas tripulaciones estaban conformadas por mercaderes profesionales y marineros, otras por piratas, deudores y convictos. Algunos corsarios terminaron convirtiéndose en piratas, no sólo a los ojos de sus enemigos sino también para sus propias naciones. William Kidd, por ejemplo, comenzó como corsario legítimo pero posteriormente fue colgado por piratería.

Siguiente tema: Naves de Corsarios