Sirena Capturada Ganador Cuchillo En La Boca Pintura Borrachos Cadena Barco De Papel Dibujo De La Calavera Lanzado Del Barco Mar De Fondo Corriendo Pelo Largo Jhonny Deep Dibujo Perrito El Gorila Grandes Amigos Enterrando El Tesoro Piratas Del Caribe Fondo Piratas

Piratería en el Caribe
Escrito por

La gran era de la piratería del Caribe comenzó en la década de 1560 y se extinguió alrededor de 1720, cuando las naciones de Europa con colonias en las Américas comenzaron a ejercer un control estatal más fuerte sobre las rutas marítimas del Nuevo Mundo. El período durante el que los piratas fueron más exitosos se dio entre 1640 y 1680. La piratería floreció en el Caribe gracias a los puertos británicos como Port Royal en Jamaica y el establecimiento francés de Tortuga.

Piratería en el Caribe
Piratería en el Caribe

Las causas de la piratería

La piratería en el Caribe surgió a partir de las oportunidades lucrativas pero ilegítimas que aprovecharon los marineros para atacar los barcos mercantes europeos (sobre todo las flotas españolas que zarpaban del Caribe hacia Europa). La piratería a veces llegó a tener un estatus ‘legal’ para los poderes coloniales, especialmente para Inglaterra y Holanda, que esperaban debilitar a sus enemigos con ella. Esta forma ‘legal’ de piratería es conocida como ‘corsarios’. La siguiente cita de un pirata galés muestra los motivos de la piratería en el siglo XVII caribeño:

‘En un servicio honesto, hay pocas comodidades, bajos salarios, y trabajo duro; en esto, Plenitud y Saciedad, Placer y Facilidad, Libertad y Poder; y quien no se iría de este lado, cuando todo los peligros que se corren, como mucho, llegan a ser una mirada triste o dos  atascos. No, una vida feliz y corta será mi lema’.

El Caribe se había convertido en centro del comercio europeo y de colonización luego del descubrimiento de Colón en 1492. En el Tratado de Tordesillas de 1493 el mundo no europeo había sido dividido entre los españoles y los portugueses a lo largo de la línea norte-sur de 270 leguas al oeste del Cabo Verde. Esto dio a España el control de las Américas, posición que los españoles reforzaron con una bula papal. En el dominio español, los lugares claves eran Cartagena, Porto Bello y la ciudad de Panamá en el Istmo panameño, Santiago en el sudeste de Cuba y Santo Domingo en la isla Hispaniola. En el siglo XVI los españoles sacaron cantidades importantes de lingotes de plata de las minas de Zacatecas en Nueva España (México) y de Potosí en Perú (actualmente se encuentra en Bolivia). Los enormes cargamentos de plata españoles atrajeron piratas y corsarios, tanto en el Caribe como en el Atlántico, a lo largo de la ruta que va desde el Caribe hasta Sevilla.

Para combatir esta peligrosa circunstancia, en la década de 1560 los españoles adoptaron un sistema de convoy. La flota del tesoro zarparía anualmente desde Sevilla(y luego desde Cádiz) llevando pasajeros, tropas, y  productos europeos manufacturados hacia las colonias españolas del Nuevo Mundo. Este cargamento, aunque redituable, en realidad era una manera de rellenar para la flota ya que su verdadero propósito consistía en transportar toda la plata del año a Europa. La primera etapa en el viaje era el transporte de toda la plata desde as minas en Perú y Nueva España en un convoy llamado ‘Silver Train’, hasta un puerto grande de la zona, generalmente en el Istmo de Panamá o en Veracruz, México. La flota se encontraba con el Silver Train, descargaba sus productos manufacturados para los comerciantes coloniales que estaban esperando y luego transferían el cargamento precioso de oro y plata. Esto convirtió a la flota española en un blanco tentador, aunque los piratas preferían atacar a los barcos rezagados antes que a los grandes navíos que estaban bien protegidos. La ruta clásica de la flota del tesoro en el Caribe era a través de las Antillas Lesser hasta los puertos de dominio español en la costa de Centroamérica y México, luego hacia el norte al Canal de Yucatán para aprovechar los vientos del oeste que llevaban a Europa.