El Samurai Matsumoto Hideto Dos Samurai Pequeña Estatua Samurai De Espalda Estatua Mujer Oriental Niño Samurai Pintura Samurai Sangre Guerreros Terracota Caballo Del Samurai Espada Y Armadura Azul Mujer Pelo Rojo El Espadazo Decepcionado Tres Samurai El Asesino Buzo Violeta Antorcha

Acerca de los nombres de Samurais y su vida diaria
Escrito por

Un samurai era generalmente nombrado por la combinación de un kanji de su padre o abuelo con uno nuevo. Los samurai normalmente usaban una fracción pequeña de su nombre total.

Por ejemplo, el nombre completo Oda Nobunaga era ‘Oda Kazusanosuke Saburo Nobunaga’, donde ‘Oda’ es el nombre del clan familiar, ‘Kazusanosuke’ es el título del vicegobernador de la provincia Kazusa, ‘Saburo’ es el nombre por genpuku, y ‘Nobunaga’ es su nombre adulto. Los samurai podían elegir su apellido.

Acerca de los nombres de Samurais y su vida diaria
Acerca de los nombres de Samurais y su vida diaria

Matrimonio

El matrimonio de los samurai era realizado por otra persona del mismo rango o mayor que los que se casaban. Aunque esto era una necesidad para aquellos samurai de los rangos más altos (ya que no tenían muchas oportunidades de conocer mujeres), para los de rangos bajos era una formalidad. La mayoría de los samurai se casaban con mujeres de una familia samurai, pero a los de rango bajo se les permitía casarse con plebeyas. En estos matrimonios las mujeres aportaban su dote que se usaba para comenzar sus nuevas vidas.

Un samurai podía tener una amante, pero su pasado era investigado por los samurai de rango alto. En muchos casos, esta relación era tratada como un matrimonio. ‘Secuestrar’ a una amante, aunque fuera común en la ficción, era vergonzoso, e incluso criminal. Cuando ella era plebeya, se le mandaba dinero para el compromiso de casamiento o una nota con la exención de los impuestos para pedir la aceptación de los padres, muchos de los cuales aceptaban felizmente. Si la mujer del samurai daba a luz a un hijo, este podía ser samurai.

Un samurai podía divorciarse de su mujer por varias razones y con la aprobación de su superior, pero era poco común. Una de las razones podía ser la esterilidad de la esposa, pero entonces la adopción podía arreglarse como solución antes que el divorcio. Un samurai también podía divorciarse por razones personales, incluso si simplemente no le gustaba su esposa, pero esto generalmente era evitado ya que sería motivo de vergüenza para el samurai que había arreglado el casamiento. Una mujer también podía pedir el divorcio, aunque por cuestiones formales parecería que el hombre es el que se divorcia de ella. Después del divorcio los samurai debían devolver la dote, lo cual muchas veces evitaba los divorcios. Algunos mercaderes ricos hicieron que sus hijas se casaran con samurais para borrar sus deudas y ganar posición.

La esposa de un samurai sería deshonrada y se le permitiría cometer jigai (un seppuku femenino) si era desechada.

Siguiente tema: Filosofía Samurai