Pequeña Estatua Preparada Para Luchar Samurai A Caballo Endemoniado Espada Brillosa Mujer Pelo Blanco Joven Con Lentes El Hijo Del Samurai En El Parque Jack Primer Plano Armadura Samurai Vestimenta Blanca Luchador Decepcionado Crimson Samurai El Maestro Con Mascara Lucha De Samurai Silueta Del Samurai Ninja Spirit

Cultura de los Samurai
Escrito por

Al igual que los aristócratas de facto durante siglos, los samurai desarrollaron su propia cultura que influyó en la cultura japonesa en su totalidad.

Educación

Un samurai debía saber leer y escribir, así como tener conocimientos sobre matemática. Toyotomi Hideyoshi, un gran samurai aunque su origen fuera como campesino, sólo podía leer y escribir en haragana y esto fue una desventaja significativa para él. Los samurai se suponían que debían tener interés en otras artes como la danza, el Go, la literatura, poesía, y el té, aunque no era un requerimiento obligatorio. Ota Dokan, el primer gobernador de Edo, escribió sobre cómo se había avergonzado al darse cuenta de que hasta un plebeyo tenía mayores conocimientos sobre poesía que él.

Cultura de los Samurai
Cultura de los Samurai

Shudo

El Shudo, la tradición de los lazos de amor entre un samurai veterano y uno novato, era la ‘flor del espíritu samurai’ y conformó las bases reales de la estética samurai. Era análoga a la educación griega, y un honor y práctica importante en la sociedad samurai. Fue una de las principales maneras en que tanto el ethos como las habilidades de la tradición samurai fueron pasando de una generación a otra.

Otro nombre para estos lazos era bido (‘la manera hermosa’). La devoción que dos samurai tenían entre sí podía ser tan grande como la que tenían por su daimyo. Y al parecer así fue, según relatos contemporáneos, la elección entre su amante y su maestro podía volverse un problema filosófico para los samurai. Hagakure y otros manuales samurai daban instrucciones específicas para mostrar cómo debía llevarse esta tradición. Luego de la restauración Meiji y la introducción de un estilo de vida mas occidentalizado, la práctica murió.

Los lazos del shudo quizás no hayan sido tan ampliamente practicados o alabados como algunos documentos sugieren. El ‘Keichu Kibun Makurabunko’ escrito en el período Edo bajo el pseudónimo Incaisen es claramente una crítica al shudo.