Espada Amarilla Tatuajes Orientales Estatua Con Caballo Mujer Oriental Katsumoto Espada Grande Limpiando La Espada Mounstro Samurai Posición De Ataque Dos Tipo De Espada Foto Samurai Matsumoto Hideto Samurai Caído Preparada Para Luchar Nemesis Armadura Samurai Espada Brillosa Entrenando La Puerta Gordo

Tenka Fubu, parte 2
Escrito por

Nobunaga fue a la guerra contra los Budistas porque no le obedecían. El monasterio Enryaku-ji en el Monte Hiei, con sus sohei (monjes guerreros) de la escuela Tendai –que ayudaron al grupo anti Nobunaga- era un problema grave para Nobunaga, ya que vivían muy cerca de su hogar en Kyoto. Nobunaga atacó el Enryaku-ji y lo quemó en 1571, a pesar de que era un símbolo cultural de su tiempo, además de asesinar entre 3000 y 4000 hombres, mujeres y niños en el proceso.

A través de los años, Nobunaga pudo consolidar su posición y someter a sus enemigos por medio de la fuerza bruta. En Nagashima, por ejemplo, Nobunaga sufrió tremendas pérdidas para la resistencia Ikko, que estaba liderada por un miembro de la alianza anti Nobunaga, Ishiyama Hongan-ji, entre ellas la de dos de sus hermanos. Cuando Nobunaga finalmente rodeó por completo a su enemigo, le prendió fuego, matando a miles de inocentes.

Tenka Fubu, parte 2
Tenka Fubu, parte 2

Uno de los gobernadores más fuertes de la alianza anti Nobunaga era Takeda Shingen, a pesar de su relación pacífica y su alianza nominal con el clan Oda. En 1572, ante los pedidos urgentes del shogún, Shingen decidió dar un golpe contra la capital empezando por la invasión del territorio de Tokugawa. Atrapado en la frontera oeste, Nobunaga solo pudo mandar poca ayuda a Ieyasu, que sufrió la derrota en la batalla de Mikatagahara en 1573. Sin embargo, luego de la batalla, las fuerzas de Takeda se retiraron después de la muerte de Shingen en 1573. Esto fue un alivio para Nobunaga ya que ahora se podría concentrar en Yoshiaki, quien le había declarado abiertamente la guerra más de una vez, a pesar de la intervención de la corte imperial. Nobunaga pudo derrotar a las débiles fuerzas de Yoshiaki y lo mandó al exilio, terminando con el shogunato Ashikaga ese mismo año.

También en 1573, Nobunaga destruyó con éxito los clanes Asakura y Azai, llevando a Azai Nagamasa a devolver a Oichi a Nobunaga para que se suicidara. Con la destrucción de Nagashima en 1574, la única amenaza para Nobunaga era el clan Takeda, ahora liderado por Takeda Katsuyori.

En la decisiva batalla de Nagashino, las fuerzas combinadas de Nobunaga y de Tokugawa Ieyasu devastaron al clan Takeda con el uso estratégico de los arcabuces. Nobunaga compensó la tardanza que ocasionaba el arcabuz con el arreglo de tres líneas de arcabuceros que se iban reemplazando a medida que tiraban. Las balas atravesaron la armadura de Takeda, causando el caos entre la caballería, que fue liquidada por las armas. De allí en más, Nobunaga continuó con su expansión, enviando a Shibata Katsuie y Maeda toshiie al norte y Akechi Mitsuhide a la provincia Tamba.

La destrucción de Ishijama Hongan-ji en Osaka a manos del clan Oda realizó algunos progresos, pero el clan Mori de la región Chugoku rompió el bloqueo naval y comenzó a enviar provisiones al fuerte. Como resultado, en 1577, Hashida Hideyoshi recibió la orden de ir hacia el oeste para enfrentar al clan Mori.
Sin embargo, Uesugi Kenshin, que se decía era el general más grandioso de su tiempo después de Takeda Shingen, tomó parte en la segunda alianza anti-Nobunaga. Al seguir la conquista de las fuerzas vecinas, los dos lados se enfrentaron durante la batalla de Tedorigawa que resultó en una victoria decisiva para Uesugi. Fue alrededor de este tiempo cuando las fuerzas de Uesugi comenzaron los preparativos para marchar hacia Kyoto.

A causa de esta derrota, la expansión de Nobunaga en Noto, Kaga, y Etchu se estancó momentáneamente. Pero Kenshin, que se preparaba para mover su ejército a la batalla, murió probablemente por una hemorragia cerebral antes de poder avanzar. Según un estudio reciente, la preaparación no era contra Nobunaga sino que era para atacar el área de Kanto, pero luego de la muerte y la confusión entre sus sucesores, Nobunaga comenzó su campaña para volver a ganar el área.

Nobunaga forzó a Ishiyama Hongan-ji a rendirse en 1580 y destruyó al clan Takeda en 1582. La administración de Nobunaga estaba en su punto culmine de poder, por lo cual estaba listo para lanzar invasiones sobre las provincias Echigo y Shikoku.

Siguiente tema: Incidente en Honno-ji