Pegasus
 
Pegasus Volando Fondo Rojo Luna De Fondo Alas Rojas Blanco Y Negro Caballos Jugando Esquivando Rayos Montando El Pegasus Por El Cielo Ascendiendo Sobre Las Nubes Brillo Sobre El Mar Pegasus Tribal Alas En Punta Pegasus Blanco Mirando La Luna De Costado Saltando

Origen del Pegaso

En la mitología griega, el Pegaso era el caballo alado de Poseidón, nacido a partir de la sangre de Medusa. Su hermano era Chrysaor.

Etimología

El poeta Hesíodo conectaba el nombre ‘Pegaso’ con la palabra ‘estanque’. Sin embargo, el origen del nombre posiblemente proviene de términos de la lengua Luviana como ‘pihassas’, que significa 'iluminación', o ‘Pihassasas’, nombre de un antiguo dios del tiempo (el dios del rayo).

Hesíodo relata una historia en la que Belerofonte captura a Pegaso mientras éste tomaba agua de un pozo. Dondequiera que el caballo clavaba su cuerno en la tierra, surgía un manantial. Uno de estos manantiales se encontraba en el monte de las Musas, el ‘Hippocrene’ (‘manantial de caballo’), y tenía el propósito de evitar que la montaña se encogiera demasiado. Hesíodo también cuenta que Pegaso era el encargado de llevar los rayos de Zeus.

Origen del Pegaso
Origen del Pegaso

Mitología

El nacimiento: la sangre de Medusa

Hay muchas versiones sobre el nacimiento del caballo alado y de su hermano, Chryasor. Según una de ellas, los animales surgieron del cuello de Medusa cuando Perseo la decapitó. Otra versión cuenta que nacieron a partir de la sangre de Medusa, cuando su cabeza cayó al suelo luego de que la decapitara Perseo. Una variación de esta historia sostiene que fueron formados a partir de la unión de la sangre de Medusa y la espuma de mar, lo cual implica que Poseidón tuvo un papel en su creación. La última versión guarda un parecido con el nacimiento de Afrodita.

Perseo y Pegaso

Cuando Pegaso nació, voló hacia donde se liberaban los rayos y truenos. Entonces, según ciertas versiones del mito, Atenea lo domó y se lo regaló a Perseo, quien voló a Etiopía para ayudar a Andrómeda.

La caída de Belerofonte

Pegaso ayudó al héroe Belerofonte en su lucha contra la Quimera y las Amazonas. Hay muchas historias sobre cómo encontró Belerofonte a  Pegaso; la más común cuenta que el héroe fue a dormir al templo de Atenea por consejo de Polyeidos, y allí la diosa lo visitó a la noche y le obsequió una brida dorada. A la mañana siguiente, encontró a Pegaso bebiendo en el manantial Pieriano. Cuando el caballo vio la brida, se acercó a Belerofonte y le permitió que lo cabalgara. Belerofonte  dio muerte a la Quimera junto a Pegaso, y luego trató de cabalgar con el caballo alado hasta el Monte Olimpo para ver a los dioses. Sin embargo, Zeus envió un tábano para que picara a  Pegaso y Belerofonte se cayó.

Siguiente tema: La función de Pegaso en el Olimpo