Unicornios
 
Acostado Mirando Arriba Piel De Tigre El Águila Y El Unicornio Madre E Hijo Primer Plano Cabeza Agachada Oscuridad Del Bosque Dos Perfiles El Unicornio Abrazado Dorado Endemoniado Corriendo Cabello Rojizo Unicornio En Dos Patas Juguetones Estrella En El Cuerno Enfrentados Triste

Unicornios medievales

El conocimiento medieval de esta fabulosa bestia lo representó como un asno salvaje, una cabra o un caballo; sus fuentes eran las de la Biblia y la Antigüedad.
El predecesor del bestiario medieval, compilado en la Antigüedad Tardía y conocido como ‘Fisiólogus’, popularizó una elaborada alegoría en la que el unicornio, atrapado por una doncella (la Virgen María) representaba la Encarnación. Ni bien el unicornio nota la presencia de la dama, pone su cabeza sobre el regazo y se duerme. Esto se convirtió en una etiqueta emblemática que subyace a las nociones medievales sobre el unicornio y justificó su aparición en las formas religiosas de arte. Las dos interpretaciones más grandes del simbolismo del unicornio provienen del simbolismo pagano y católico. La interpretación pagana se concentra en la leyenda medieval de los amantes encantados, mientras que los escritos católicos interpretan al unicornio y su muerte como una metáfora de la Pasión de Cristo. El unicornio ha sido identificado durante mucho tiempo como símbolo de Cristo, lo cual permitía que el simbolismo pagano tradicional conviviera con la doctrina religiosa. El mito original cuenta que el unicornio es una bestia indomable que sólo puede ser domado por una doncella virgen; en consecuencia, muchos estudiosos católicos identificaron esto como una alegoría de la relación de Cristo con la Virgen María.

Unicornios medievales
Unicornios medievales

El unicornio también figuraba en los términos de la corte. Para algunos autores franceses del siglo XIII como Thibaut de Champagne y Richard de Forunival, el amante es atraído por su dama de la misma manera en que el unicornio lo es hacia su doncella. Con el surgimiento del humanismo, el unicornio también adquirió un significado secular más ortodoxo, como el de amor casto y matrimonio fiel. Este es el rol que juega en la obra de Tetrarca, ‘El triunfo de la castidad’.
El trono real de Dinamarca estaba hecho de ‘cuernos de unicornio’. El mismo material fue usado para copas ceremoniales, ya que todavía se creía que el cuerno del unicornio podía neutralizar el veneno.
El unicornio estaba bien establecido dentro del conjunto de las creencias medievales cuando Marco Polo los describió como animales ‘apenas más pequeños que los elefantes. Tienen el pelo del búfalo y patas como las del elefante. Un cuerno negro sale de la mitad de su frente…Su cabeza es como la de un jabalí salvaje…Pasan sus días revolcándose en el barro y cieno. Son bestias muy horribles. No tienen nada que ver con los que aparecen en las historias donde los capturan una virgen, más bien todo lo contrario’
Es claro que Marco Polo estaba describiendo a los rinocerontes. En Alemania, desde el siglo XVI, ‘Einhorn’ (‘un cuerno’) se había vuelto la forma descriptiva de las distintas especies de rinocerontes.
Los antiguos noruegos creían que el narval afirmaba la existencia del unicornio. El cuerno del unicornio salía del diente del narval, ya que crece hacia fuera y se proyecta sobre la mandíbula superior.

En la creencia popular, examinadas minuciosamente por Sir Thomas Browne en su ‘Pseudoxia Epidemica’ en el siglo XVII, los cuernos de unicornios podían neutralizar los efectos del veneno. En consecuencia, las personas que temían el envenenamiento solían beber de copas hechas de 'cuernos de unicornio'. También se atribuyeron a productos ‘derivados’ del cuerno como la leche, el cuero y las achuras, supuestas cualidades afrodisíacas y otras propiedades medicinales. Los unicornios también eran capaces de determinar si una mujer era virgen o no.

Siguiente tema: La caza del unicornio