Con La Cruz De Cristo Espiando Por La Ventana El Policía Y El Ladrón Preparando Al Animal Mirada Del Vaquero Foto Montando Caballo El Malo Del Pueblo Atrapando Terneros Vaquero De Frente Ocho Vaqueros Duelo De Vaqueros Aprendiendo A Montar Atrapando Vacas Mirada Escondida Espalda Vaquero Sombrero De Vaquero Vacas En El Campo Campo Cabalgando En Las Montañas Persiguiendo Vacas

Sobre el desarrollo del vaquero moderno y las vaqueras
Escrito por

Con el tiempo los vaqueros del Oeste americano desarrollaron una cultura personal, una mezcla de valores fronterizos y victorianos que incluso poseía valores de caballería. Este arduo trabajo en condiciones aisladas también condujo a una tradición de independencia e individualismo, con gran valoración de la honestidad personal. Estas tradiciones fueron grabadas en las mentes del público general gracias al desarrollo de los Wild West Shows, que mostraban en una manera romántica la vida de los vaqueros y los nativo-americanos.

En los ’30 y los ’40 las películas del oeste popularizaron el estilo de vida del vaquero, pero también formaron estereotipos. En la cultura pop, el vaquero y el pistolero a menudo están asociados. En la realidad, los rancheros tenían poco tiempo para algo más que el constante y duro trabajo del campo. De la misma manera los vaqueros aparecen a menudo luchando contra los indios. Sin embargo, la realidad indica que, aunque los vaqueros se defendían de los predadores y los ladrones, casi todos los conflictos armados que ocurrieron fueron entre los indios y la caballería del ejército estadounidense.

Actualmente  las tradiciones regionales vaqueras se mezclaron hasta cierto punto, aunque algunas diferencias regionales en el equipamiento y el estilo de cabalgar siguen vigentes, y algunas personas eligen preservar las técnicas del vaquero puro o buckaroo  aunque requirieran mayor habilidad y tiempo.

Sobre el desarrollo del vaquero moderno y las vaqueras
Sobre el desarrollo del vaquero moderno y las vaqueras

Vaqueras

La historia de las mujeres en el oeste, y de las mujeres que trabajaban en los ranchos de ganado en particular, no está tan documentada como la de los hombres. Sin embargo, instituciones como la National Cowgirl Museum y el Salón de la Fama realizaron esfuerzos importantes en los últimos años para reunir y documentar las contribuciones de las mujeres.

Hay algunos documentos que mencionan a jóvenes o mujeres que trabajaban en el transporte del ganado en el viejo oeste. Sin embargo, las mujeres hacían muchos trabajos  en el rancho, y en algunos casos –sobre todo cuando los hombres se iban a la guerra o de viaje- los manejaban ellas. No hay duda de que las mujeres, particularmente las viudas y las hijas de hombres que poseían pequeños ranchos y no podían pagar muchos empleados, trabajaban lado a lado con los hombres, por lo cual tenían que montar caballos y realizar las mismas tareas. Las contribuciones no documentadas de las mujeres en el oeste fueron reconocidas por la ley; los estados del oeste fueron los primeros en promover el voto femenino en los EEUU, comenzando en Wyoming en 1869. Fotógrafas como Evelyn Cameron documentaron la vida de las mujeres de rancho y las vaqueras a fines del siglo XIX y comienzos del XX.

Aunque poco práctica para el trabajo diario, el estilo de cabalgata inglés era una herramienta que permitía a las mujeres cabalgar en entornos públicos ‘respetables’ en lugar de ir a pie o en carros. Luego de la guerra civil, Charles Goodnight modificó este estilo tradicional, creando el diseño occidental. Las tradicionales ‘charras’ de México preservaron una tradición similar.

No fue sino hasta el advenimiento de los shows del lejano oeste que las vaqueras aparecieron en escena. Estas mujeres eran muy habilidosas, y demostraban que podían cabalgar, ser expertas tiradoras, y realizar trucos con sogas que entretenían a las audiencias de todo el mundo. Mujeres como Annie Oakley se volvieron conocidas. Para 1900, las polleras divididas para cabalgar cobraron popularidad, y permitieron a las mujeres competir contra los hombres sin escandalizar a las audiencias de la época victoriana. En las películas que comenzaron a principios del siglo XX en adelante, las vaqueras expandieron sus roles en la cultura popular y los diseñadores desarrollaron vestimentas atractivas para ellas.

Fuera de la industria del entretenimiento, el crecimiento del rodeo trajo otro tipo de vaqueras. En los primeros shows de Wild West y rodeos, las mujeres competían en todos los eventos, a veces contra otras mujeres. Vaqueras como Fannie Sperry Steele tomaron los mismos riesgos que los hombres y compitieron en rodeos importantes como el Calgary Stampede y el Cheyenne Frontier Days.

La competencia de rodeo para mujeres cambió después de 1925, cuando los promotores del este comenzaron a organizar rodeos en lugares cerrados, como el Madison Square Garden. Las mujeres en general eran excluidas de los eventos masculinos, y muchos de los eventos femeninos fueron desechados. En los rodeos de hoy en día, hombres y mujeres compiten en pie de igualdad solo en pruebas como los trucos con la soga, aunque técnicamente las mujeres pueden entrar a otras pruebas. También hay rodeos de mujeres, donde se compite en el toro, y otros eventos tradicionales. Sin embargo, en los rodeos abiertos, las vaqueras compiten más que nada en las pruebas de cabalgata.

Generalmente los varones y mujeres compiten entre sí en todos los eventos de los rodeos de preparatoria así como en la competencia O-Mok-See, donde los hombres realizan eventos tradicionales de mujeres. Fuera del mundo del rodeo, las mujeres compiten en igualdad con los hombres en casi todos los eventos ecuestres, incluyendo las Olimpíadas.

Las vaqueras de hoy en día usan las mismas vestimentas, herramientas y equipamiento de los hombres, aunque los colores y diseños pueden variar. Las sillas de montar sólo aparecen en exhibiciones. Una vaquera lleva puesto jeans, camisas apretadas, botas, sombrero, y cuando es necesario, guantes y chaparreras. Cuando trabaja en el rancho realiza las mismas tareas que los vaqueros.