Espalda Del Vaquero Viendo El Atardecer Fogata Y Guitarra Dibujo Del Vaquero Pequeñito Vaquero Vaquero Dormido En El Campo Dinosaurio Fumando Cara Pensativa Cansado Al Costado De La Vía La Casa Enterrando A Su Enemigo El Malo Atrapando Terneros Ojos Rojos El Policía Y El Ladrón Botas De Vaquero Vaquero Con Cuchillo Serpientes Del Vaquero Joven Vaquero

Fuertes militares y guerras indígenas a finales del siglo XIX
Escrito por

A medida que la frontera se movía hacia el oeste, el establecimiento de los fuertes estadounidenses se movió también para representar y mantener la soberanía federal sobre los nuevos territorios. Los fuertes militares generalmente no tenían paredes fuertes pero eran atacados ocasionalmente. Servían como base para las tropas cercanas a puestos estratégicos, sobre todo para contrarrestar la presencia de los indios. Por ejemplo, el Fuerte Bowie protegía el Paso Apache al sur de Arizona a lo largo de la ruta de correo entre Tucson y El Paso, y era usada para lanzar ataques contra los Cochise y los Gerónimo. El Fuerte Laramie y el Fuerte Kearny ayudaban a proteger inmigrantes que cruzaban las Grandes Planicies y una serie de puestos en California protegía a los mineros. Los fuertes fueron construidos para preparar ataques contra los Sioux. Mientras se esparcían las reservas indígenas, los militares establecieron fuertes para protegerlas. Los fuertes también cuidaban al Union Pacific y otras rutas ferroviarias.

Otros fuertes importantes eran Fuerte Sill (Oklahoma), el Fuerte Smith (Arkansas), el Fuerte Snelling (Minnesota), el Fuerte Union (Montana), el Fuerte Worth (Texas), y el Fuerte Walla Walla (Washington). Para la década de 1890, con la amenaza de las naciones indígenas eliminada, y con el incremento de las poblaciones inmigrantes autosuficientes, la mayoría de las fronteras fueron abandonadas. El Fuerte Omaha (Nebraska) fue el hogar del Departamento de Platte, y fue responsable por el equipamiento de la mayoría de los puestos del oeste durante más de 20 años luego de su fundación a fines de la década de 1870.

Fuertes militares y guerras indígenas a finales del siglo XIX
Fuertes militares y guerras indígenas a finales del siglo XIX

Las guerras indígenas

A medida que se establecía la gente a lo largo del Oeste luego de que fuera terminado el tren transcontinental, los choques con los nativo-americanos de las Planicies y del sudoeste llegaron a su fase final. La misión de los militares era limpiar la tierra de los indígenas vagabundos y ubicarlos en reservas. La resistencia creció después de la Guerra Civil, y todo ello terminó en el inicio de las Guerras Indígenas.

En las Guerras de los Apache y los Navajo el Coronel Christopher ‘Kit’ Carson luchó contra los Apache que estaban alrededor de las reservas en el año 1862. Las escaramuzas entre los EEUU y los Apaches continuaron hasta 1886, cuando los Gerónimo se rindieron a las fuerzas armadas americanas. Kit Carson usó una política de tierra quemada en la ‘campaña Navajo’, en la que quemó los campos y hogares de los Navajo y robó y mató a su ganado. Fue ayudado por otras tribus indígenas que eran enemigas de los Navajo, sobre todo los Utes. Posteriormente luchó contra las fuerzas combinadas de los Kiowa, los Comanche, y los Cheyenne hasta llegar al empate en la Primera Batalla de las Paredes de Adobe, pero consiguió destruir el pueblo indígena y sus provisiones para el invierno. El 27 de Junio de 1874m ‘Bat’ Masterson y un pequeño grupo de cazadores de búfalos lucharon contra una fuerza indígena mucho más grande en la Segunda Batalla de las Paredes de Adobe.

La Guerra de la Nube Roja fue liderada por el jefe Lakota Makhpyia luta (Nube Roja) contra los militares que estaban construyendo fuertes a lo largo de la Ruta Bozeman. Fue la campaña más exitosa contra los EEUU durante las Guerras Indígenas. Por el Tratado del Fuerte Laramie (1868), los EEUU concedieron una reserva muy grande a los Lakota, sin presencia militar ni vigilancia, sin establecimientos, y sin derechos de reserva de construcción de edificios. La reserva incluía a las Black Hills.

El Capitán Jack era un ladrón de la tribu nativo americana Modoc establecida en California y en Oregón, y fue el líder durante la Guerra Modoc. Con 53 guerreros Modoc, el Capitán Jack mantuvo a raya a 1000 hombres del ejército estadounidense durante siete meses. Asesinó a Edgard Canby.

La Guerra de las Black Hills fue conducida por los Lakota bajo el liderazgo de Toro Sentado y Caballo Loco. El conflicto comenzó después de las repetidas violencias al Tratado del Fuerte Laramie una vez que descubrieron oro en las montañas. Una de sus batallas famosas fue la Batalla del Little Bighorn, en la que los Sioux y los Cheyenne derrotaron a la 7º Caballería, liderada por el General George Armostrong Custer.

El fin de las Guerras Indígenas llegó con la Masacre de la Rodilla Herida (9 de Diciembre de 1890), en la que el medio hermano de Toro Sentado, Pie Grande, y unos 200 Sioux fueron asesinados por la 7º Caballería. Trece días después Toro Sentado fue asesinado con su hijo Crow Foot en un tiroteo contra la policía indígena que había sido enviada por el gobierno americano para arrestarlo.