Guitarra Vaquera Montando Un Auto Carcajada Del Vaquero Mirada Del Vaquero Vaqueros De Yeso Cabalgando Por La Ciudad Subiendo Al Caballo Blanco Y Negro Aburridos Pintura Sobre Vaqueros Mounstro Y El Vaquero Domando Al Toro Prendiendo Un Cigarro Dinosaurio Fumando El Sombrero Mirando El Atardecer Pequeñito Vaquero Chiste Sobre Vaqueros Vaquero Armado Solo En El Campo

Guerras en los condados de vaqueros
Escrito por

En 1889 el Presidente Benjamín Harrison autorizó la apertura de 2.000.000 de acres (8,100 km2) de tierras deshabitadas en el territorio de Oklahoma adquiridos de las tribus nativas. El 22 de Abril, más de 100.000 habitantes y ganaderos se alinearon en el límite, y cuando las armas dieron la señal, comenzó una desenfrenada carrera hacia las nuevas tierras. Un testigo escribió ‘Los jinetes tenían lo mejor desde el comienzo. Fue una buena carrera durante unos minutos, pero pronto los jinetes comenzaron a esparcirse, y para el momento en que habían llegado al horizonte se habían separado tanto como la vista podía llegar a ver’. En un día, los pueblos de Olklahoma City, Norman, y Guthrie surgieron de la nada. De la misma manera, millones de acres de tierras se abrieron y fueron ocupadas en los años siguientes.

Guerras en los condados de vaqueros
Guerras en los condados de vaqueros

Guerra del Condado Johnson

La Guerra del Condado Jonson fue una guerra abierta que aconteció en el Condado Johnson, en Wyoming, en  Abril de 1892. Los ranchos grandes se organizaron en la Asociación Wyoming Stock Growers (o WSGA) y contrataron asesinos de Texas; se organizó una expedición de 50 hombres que viajó por tren desde Cheyenne hasta Casper, Wyoming, luego hacia el Condado Jonson, para tratar de eliminar bandidos y también para reemplazar al gobierno del Condado Johnson. Después de las hostilidades iniciales el sheriff reunió una fuerza de 200 hombres y se encaminó al lugar de conflicto. La fuerza liderada por el sheriff asedió a los invasores en el Rancho TA. Después de dos días uno de los invasores escapó y pudo contactar al gobernador de Wyoming. Los desesperados esfuerzos por salvar a los invasores asediados continuaron, y los telégrafos a Washington resultaron en la intervención del presidente Benjamín Harrison. La Sexta Caballería del Fuerte McKinney recibió la orden de proceder al rancho TA y tomar la custodia de los invasores para salvarlos. Al final los invasores fueron liberados luego de que la sede de la corte fuera cambiada y los cargos eliminados.

Cerrando el siglo

En su influyente Teoría de la Frontera de 1885, Frederick Jackson Turner concluyó que la frontera no existía más, pero con el descubrimiento de oro en Klondike en 1896 se abrió una nueva frontera en el vasto territorio del norte. Alaska se volvió conocida como ‘la última frontera’. Luego del onceavo censo de EEUU en 1890 el superintendente anunció que no existía más una línea clara en el avance del establecimiento, y por lo tanto no había frontera en el EEUU continental. El Oeste finalmente fue conquistado, logrando lo propuesto en el Destino Manifiesto, en menos de cien años luego de la apertura de la frontera por el río Mississippi. Hacia el final del siglo la población del Oeste había llegado a un promedio de dos personas por milla cuadrada, lo cual era suficiente para ser considerada como tierra ‘habitada’. Los pueblos y ciudades comenzaron a crecer alrededor de los centros industriales, de transporte, y áreas agrícolas. En 1880 San Francisco opacó a todas las otras ciudades del oeste con su población de 250.000 habitantes. Debido a la oposición de los intereses mineros y madereros, el gobierno federal comenzó a tomar pasos para preservar y manejar los recursos de tierras públicas restantes, de manera que ejecutó un control mayor sobre los asuntos de los del oeste.

Los mitos sobre el Oeste comenzaron con programas y música populares en la década de 1840. Durante el mismo período, P. T. Barnum presentó a los Indian Chiefs, sus danzas, y otras exhibiciones del Lejano Oeste en sus museos. Sin embargo, la toma de conciencia a gran escala se disparó cuando apareció una novela en 1859 llamada ‘Malaeska, the Indian Wife of the White Hunter’. Mediante la simplificación de la realidad y la exageración de la verdad, las novelas capturaban la atención del público con historias impresionantes de violencia y heroísmo, y fijaron en el ojo público los estereotipos de héroes y villanos-vaqueros valientes e indios salvajes, justicieros virtuosos y forajidos indómitos, colonos corajudos y ganaderos ambiciosos. Millones de copias y miles de títulos se vendieron. Las novelas descansaban en una serie de fórmulas literarias predecibles que apelaban a los gustos masivos y a menudo eran escritas en unos pocos días. La más exitosa de todas las novelas fue la de Edgard S. Ellis ‘Seth Jones’ (1860). Las historias de Ned Buntline hicieron famoso a Buffalo Hill Cody y las de Edgard L. Wheeler crearon a ‘Deadwood Dick’, ‘Hurricane Neil’ y ‘Calamity Jane’.

Buffalo Hill Cody aprovechó la oportunidad para promover su propia leyenda así como otros estereotipos del oeste. Presentó su primer ‘Wild West Show’ en 1883, donde creó una caricatura del Lejano Oeste con sketchs y demostraciones de indios y vaqueros contratados para la ocasión. Ofreció espectáculos de rodeo, doma,  y puntería. Cody llevó su programa a Europa y fue bien recibido, lo cual ayudó a esparcir el mito del Oeste a naciones extranjeras.

Hacia el final del siglo, revistas como ‘Harper’s Weekly’ tenían ilustraciones de artistas como Frederic Remington, Charles M. Russell y otros, y los unían a historias de acción escritas por Owen Wister, con lo que lograron mostrar al público una vívida imagen del Oeste. Remington lamentó el fin de una era a la que había ayudado a poner en crónicas: ‘Sabía que los jinetes salvajes y la tierra vacante iban a desaparecer para siempre…Vi el fin viviente de tres centurias americanas de humo y polvo y sudor’.

El descubrimiento, la exploración, la colonización, y los conflictos del ‘Viejo Oeste Americano’ conformaron un siglo de eventos celebrados por americanos y extranjeros por igual, tanto en el arte, como en la música, las danzas, las novelas, revistas, poesía, teatro, películas, radio, televisión, canciones, y tradición oral, y continua hasta el día de hoy.

Siguiente tema: Tiro al estilo cowboy