Contra El Sol Mounstro Y El Vaquero Entre La Neblina Armas Calientes Parada Vaqueros Haciendo Guardia Ladrón Del Oeste Guitarra Vaquera Atrapando Terneros Vaquero Atrapado Perfil Caballo Vaqueros De Niños Ratón Vaquero Dibujado Con Tinta Montados A Sus Caballos Cuidando A Su Caballo Exposición Cayendo Del Caballo Enseñando A Cabalgar El Malo Del Pueblo

Migración al Oeste y El Sendero de Lágrimas
Escrito por

La expansión de la migración en el sudeste en la década de 1820 y de 1830 forzó al gobierno federal a lidiar con la ‘cuestión indígena’. Para 1837, la ‘política de eliminación indígena’ comenzó a implementarse gracias al Acta del Congreso firmada por Andrew Jackson en 1830. La marcha forzada de unas veinte tribus nativas americanas incluía a las ‘Cinco tribus civilizadas’ (Creeks, Choctaw, Cherokee, Chickasaw, y Seminole). Fueron empujadas más allá de la frontera, en el ‘territorio indio’ (que luego fue Oklahoma). De los aproximadamente 70000 indios exiliados, alrededor de un 20% murió por enfermedades, hambruna, y frío. Este éxodo se volvió conocido como ‘El Sendero de Lágrimas’. El impacto de esta ‘mudanza’ fue severo. Algunas veces las tribus exiliadas chocaban con tribus nativas del área. Además, la epidemia de viruela de 1837 diezmó las tribus del Missouri Superior, debilitándolas, y permitiendo un acceso más fácil de los inmigrantes a esas tierras.

Los exilios indígenas fueron justificados por dos filosofías preponderantes. La teoría de la ‘raza superior’ decía que las personas ‘inferiores’ (por ejemplo, los nativos) podían tener tierras hasta que una ‘raza superior’ viniera y la convirtiera en una tierra mucho más productiva. Los humanistas expusieron una segunda teoría que afirmaba que el exilio de los nativos los alejaría de las influencias contaminantes de la frontera y ayudaría a preservar su cultura. Ninguna de las teorías mostraba comprensión de la íntima conexión de los nativos con sus propias tierras ni tampoco del efecto mortal del destierro social y físico. Por ejemplo, las tribus dependían de animales locales y plantas para propósitos alimenticios, medicinales y culturales, que ya no eran posibles después del exilio.

Migración al Oeste y El Sendero de Lágrimas
Migración al Oeste y El Sendero de Lágrimas

En 1827, los Cherokee, basados en tratados anteriores, se declararon a sí mismos como nación soberana dentro de los límites de Georgia. Cuando el gobierno estatal de Georgia ignoró la declaración y anexó la tierra, los Cherokee llevaron su casa a la Corte Suprema de la nación. La corte declaró que las leyes de Georgia no tenían fuerza en la nación Cherokee, pero el estado ignoró el fallo. La corte también declaró que las tribus eran ‘naciones domésticas dependientes’ y no podía hacer tratos con otras naciones. Además, dependía del gobierno federal proteger esos derechos, haciendo que las tribus se convirtieran en pupilas del gobierno federal.

El presidente Jackson, que recientemente había firmado el Acta de Eliminación India, no aceptó el fallo de la corte, quitándole a los estados el derecho de realizar políticas relacionadas con las tribus. En efecto, Jackson se negó a honrar el compromiso del gobierno para proteger a las tribus del sur y a actuar en su rol indicado al tratar con las tribus como naciones soberanas, aunque dependientes. Jackson justificó sus acciones declarando que los indios no tenían ‘ni la inteligencia, ni la industria, ni los hábitos morales, ni los deseos de mejorar’.

La única manera que tenía un nativo americano para evitar el exilio era aceptar la oferta federal de 640 acres o más de tierra (dependiendo de la familia) a cambio del abandono de su tribu y la conversión en un ciudadano americano sujeto a la ley estatal y federal. Sin embargo, muchos nativos que tomaron la oferta fueron defraudados por los ‘feroces especuladores’ que robaron sus reclamos y vendieron sus tierras a los blancos. Sólo en Mississippi los reclamos fraudulentos llegaban a 3800000 acres (15,400 km2). Algunos de los que se negaron a moverse o aceptar la oferta encontraron santuario momentáneo en áreas remotas. Para motivar a los nativos recelosos al exilio, el gobierno federal también prometió rifles, frazadas, tabaco, y dinero. De las cinco tribus, la Seminole fue la que se resistió más. Se escondieron en los pantanos de Florida y comenzaron una guerra que le costó al ejército americano 1500 vidas y 20 millones de dólares. A través de la guerra, el abandono, y la política de exilio, el gobierno federal adquirió alrededor de 442.800.000 acres de tierras nativas en el Este entre 1776 y 1842.