Estatua De Vaqueros Lentes Del Vaquero El Buscado En La Oscuridad Vaquero De Espaldas Competencia De Vaqueros Preparando Al Animal Ojos Rojos Descansado Sobre Las Vías Aburridos Vaquero Atrapado Tocando La Guitarra Montando Caballos Atardecer Caballos De Vaqueros En El Campo Joven Vaquero Rubio Pelo Largo En El Campo Domada De Caballos Vaqueros De Niños

Migración después de la Guerra Civil
Escrito por

Después de la guerra civil, muchos inmigrantes de la costa este y de Europa fueron hacia el oeste, atraídos por los informes de sus parientes y por las extensas campañas publicitarias que prometían ‘las mejores tierras y praderas’, ‘precios bajos’, ‘grandes descuentos por efectivo’, y ‘mejores condiciones que nunca’. Los nuevos trenes dieron la oportunidad a los inmigrantes de ir y dar un vistazo, con ‘tickets de exploración de tierras’. Algunos de ellos viajaron al oeste con desconfianza, sobre todo las mujeres atadas a sus maridos económicamente, que veían los peligros del oeste con más objetividad. Como una esposa de un granjero dijo, ‘No hay nada allí más que indios y culebras y praderas fogosas’, la verdad es que el cultivo en las planicies era mucho más difícil que en el este. El manejo del agua era más complicado, prender fuego más peligroso, el clima más extremo, las lluvias menos predecibles.

La mayoría de los inmigrantes, sin embargo, dejó estos problemas de lado. Su motivación principal para ir al oeste era encontrar una vida económica mejor que la que tenían anteriormente. Los granjeros buscaron áreas más grandes y fértiles; los mercaderes y comerciantes querían nuevos clientes y mercados menos competitivos; los trabajadores buscaban mejores salarios y condiciones. La excepción fueron los mormones, quienes buscaban la Utopía económica y religiosa, libre de las persecuciones, que le permitiría a toda su comunidad la supervivencia. En muchos casos, los inmigrantes hundieron sus raíces en comunidades religiosas similares y con trasfondos étnicos parecidos. Por ejemplo, muchos suecos fueron al Dakota del Sur, los noruegos a Dakota del Norte, los irlandeses a Montana, los chinos a San Francisco, los menonitas alemanes a Kansas, y los alemanes judíos a Pórtland, Oregon.

Migración después de la Guerra Civil
Migración después de la Guerra Civil

La Fiebre del Oro de California preparó las grandes migraciones de las poblaciones hispánicas y asiáticas, que continuaron después de la guerra civil. Los inmigrantes chinos, muchos de los cuales eran campesinos pobres, aportaron la mayor parte de la fuerza laboral para la construcción de una parte del Central Pacific del tren transcontinental. También trabajaron en minería, agricultura, y pequeños negocios, y muchos vivieron en San Francisco. Muchos japoneses llegaron a California. Algunos inmigrantes quisieron hacer su fortuna y volver a su hogar, y otros buscaban quedarse y comenzar una nueva vida.

Muchos hispanos que habían vivido en los antiguos territorios de Nueva España perdieron sus derechos territoriales por el fraude y la acción gubernamental cuando Texas, Nuevo México, y California se formaron. En algunos casos los hispanos fueron echados de su tierra. En Texas la situación era peor, ya que los ‘Tejanos’ formaban el 75% de la población, terminaron siendo empleados por los rancheros blancos que tomaron su tierra. En Nuevo México sólo el seis por ciento de todos los reclamos realizados por los hispanos fueron confirmados por la Corte de Reclamos.

Como resultado, muchos de ellos se convirtieron en trabajadores inmigrantes permanentes, y buscaban empleo temporal en las granjas, minas, ranchos y trenes. Los pueblos de frontera se convirtieron en barrios de mucha pobreza. En respuesta algunos hispanos se unieron a sindicatos laborales, y en otros, armaron revueltas. El ‘Robin Hood’ californiano, Joaquin Murieta, lideró una pandilla en la década de 1850 que quemaba casas, mataba a mineros, y robaba diligencias. En Texas, Juan Cortina llevó adelante una campaña de 20 años contra los ladrones de tierras. En lugar de mostrar la realidad hispánica, la imagen pública de los EEUU pasó a ser la de los campesinos felices con sus tierras.

Entre los primeros afroamericanos que llegaron al Oeste se encontraban los marineros desertores y esclavos de blancos que habían llegado durante la Fiebre del Oro, y que hacia 1860 llegaron a ser alrededor de cuatro mil. Sin embargo, el número de negros en el Oeste quedó en unos miles a través del siglo XIX. Los negros participaron en casi todos los segmentos de la sociedad del oeste, pero muchos vivieron en comunidades segregadas.

Sirvieron en expediciones de mapeos del oeste y como comerciantes de pieles, mineros, vaqueros, luchadores contra los indios, exploradores, leñadores, granjeros, trabajadores de salones, cocineros, y pandilleros. Los famosos Buffalo Soldiers eran miembros de los regimientos del ejército americano y jugaron un papel substancial en la lucha contra los indios Apaches en Arizona. Pocos esclavos liberados llegaron a ser dueños de tierras.

Siguiente tema: Bisontes vs. Ganado