Zombies Verdes Pelado El Hacha Zombi Arruinado Destruido Campesino Zombi Peinado Afro La Bruja Chicas Zombi Con Gorra Muñeco Zombi Zombi Pintado Zombie Policia Adolescente Mounstro Boca Abierta Maquillada Zombie Pelado Tenedor Clavado Caricatura De Zombi Deformado

Zombie

Un zombie es un cuerpo humano reanimado. Las historias de zombies encuentran su origen en el sistema de creencias afro-caribeño del Vudú, que lo definía como el control de los trabajadores por una poderosa hechicera. Los zombies se convirtieron en un artificio popular en la ficción de horror moderna, en gran parte a causa del éxito de la película ‘La noche de los muertos vivos’, de George A. Romero (1968).

Hay varias etimologías posibles de la palabra zombie. Un origen posible es ‘jumbie’, el término usado en el oeste de la India para decir ‘fantasma’. Otra es ‘nzambi’, una palabra del Congo que significa ‘espíritu de una persona muerta’. Según el diccionario Merriam-Webster, la palabra entró al inglés en 1871; deriva del criollo haitiano ‘zonbi’, que es de origen Bantu. Un ‘zonbi’ es una persona que ha muerto y luego volvió a la vida sin voluntad libre ni lengua humana. Es similar al fantasma nzúmbe de Kimbundu.

Zombie
Zombie

Vudú

Según los principios del vudú, una persona muerta puede revivir gracias a un bokor, o hechicero vudú. Los zombies permanecen bajo el control del bokor, ya que no tienen voluntad propia. ‘Zombi’ es también el nombre del dios-serpiente Damballah Wedo, de origen nigerio-congolés; es parecido a la palabra ‘nzambi’, que significa ‘dios’. También existe dentro de la tradición vudú el zombi astral, que es un alma humana capturada por un bokor y usada para aumentar su poder.

En 1937, mientras investigaba el folclore de Haití, Zora Neale Hurston se encontró con el caso de una mujer que apareció en un pueblo en el que una familia afirmó que era Felicia Felix-Mentor, una pariente que había muerto y había sido enterrada en 1907 a la edad de 29 años. Hurston escuchó rumores que decían que las personas afectadas habían recibido poderosas drogas, pero no fue capaz de ubicar a gente dispuesta a darle más información. Luego escribió:

‘Si la ciencia llega algún día al fondo del Vudú en Haití y África, se descubrirá que importantes secretos médicos, todavía desconocidos para las ciencias médicas, son los que le dan su fuerza más que los ritos ceremoniales’.

Varias décadas después, Wade Davis, un etnobotánico de Harvard, presentó un caso farmacológico de zombies en dos libros, ‘The serpent and the rainbow’ (1985) y ‘Passage of darkness: the ethnobiology of the haitian zombie’ (1988). Davis viajó a Haití en 1982 y, como resultado de sus investigaciones, declaró que una persona viva puede convertirse en un zombie por medio de dos polvos especiales que entran en el caudal sanguíneo (generalmente por una lastimadura). El primero, ‘coup de poudre’ (Francés: ‘golpe de polvo’), incluye la tetrodotoxina (TTX), el veneno encontrado en el pez globo. El segundo polvo está compuesto por disociativos como la datura. Juntos, estos polvos podían inducir un estado parecido al de la muerte, en el que la voluntad de la víctima quedaba enteramente sujeta al bokor. Davis también popularizó la historia de Clairvius Narcisse, de quien se dijo que sucumbió frente a esta práctica.

Los síntomas del envenenamiento por TTX van desde los mareos y la nausea hasta la parálisis, inconsciencia, y muerte, pero no incluyen un trance ‘de muerte’. Según el neurólogo Terence Hines, la comunidad científica rechaza a la tetrodoxina como la causa de este estado, y las afirmaciones de Davis sobre los zombies hawaianos no son tomadas en serio. El psiquiatra escocés R. D. Laing resaltó el lazo entre las expectativas sociales y culturales y la compulsión, en el contexto de la esquizofrenia y otras enfermedades mentales, lo cual sugiere que la esquizogénesis puede tener su peso en los aspectos psicológicos de la ‘zombificación’.

Siguiente tema: Folclore de los zombies