Gladiador La Película Pequeña Gladiadora Gladiador Futurista Bocetos de Gladiadores En Plena Competencia Mano Del Gladiador La Espada Mágica Tigre Gladiador Gladiador Vencedor Gladiador Muerto Gladiadores vs. Mounstro Fuego En El Hombro Domando Al Caballo Gladiador De Frente Estatuas Mujer Gladiadora Lucha De Competencia Rey Gladiador Piña del Gladiador Haciendo Guardia

Anfiteatros de Lucha
Escrito por

Los arquitectos concibieron una construcción extremadamente funcional para favorecer la visión del público: los anfiteatros (de las palabras theatron: espacio destinado a los espectadores, y amphi: que se ve todo el entorno), fabricado con una gran tabla de leños e importantes muros en derredor.

El más famoso y más grande de todos fue el Anfiteatro Flavio (el Coliseo) en Roma, cuyo trabajo de edificación se inició durante el imperio de Vespasiano en el año 72 después de Cristo y fue concluido por su hijo Tito en el año 80.

Para celebrar su inauguración se ofrecieron juegos que duraron cien días, con notables papeles de gladiadores y animales (estos últimos, llamados venationes).

El organizador del juego (llamado editor o procurador imperial) avisaba a la ciudadanía mediante inscripciones sobre los muros de las casas. Ahí ofrecía los detalles del encuentro: la munera, el nombre de los gladiadores que lucharían en el escenario y su especialización; también se precisaba cuál sería la paga.

Anfiteatros de Lucha
Anfiteatros de Lucha

Por otra parte, el organizador del combate entre gladiadores se llamaba munerario. La primera noche ofrecía un banquete (llamado coena libera) donde los ciudadanos podían estar cerca de los gladiadores para conocerlos en persona.

Los juegos comenzaban por la mañana y seguían una ceremonia preestablecida: un cortejo ritual (pompa) rendía honores a la autoridad del emperador, que siempre estaba presente.

Tras el espectáculo venationes –si éste figuraba en el programa– se interrumpía la lucha a la hora del almuerzo. Cabe mencionar que la compleja escenografía reproducía ambientes exóticos o mitológicos.

Durante el citado intervalo, tras la ejecución de los condenados a muerte, algunas personas eran arrojadas a las fieras (damnatio ad bestiam) o inmoladas del modo más bárbaro.

Luego se desarrollaba el juego entre gladiadores, el combate propiamente dicho. Primero, con armas inofensivas, que servían para el pre-calentamiento de los guerreros.

Entonces el editor daba inicio al combate, rodeado por la multitud exultante y entusiasmada, además de la música de acompañamiento típica para estos juegos.

Los primeros gladiadores en salir al escenario eran siempre los equites. Si algún gladiador no luchaba con el suficiente empeño, se le daba un “golpe de fusta” o latigazo.