Elfa de la Guerra Postura Elfo Ladrona Duende Guerrera Goblin Triste Goblin Sol Gris Elfo del Espacio Mirando Atrás Duendecita Elfa Artemisa De Espaldas Salida Pixie Verde Elfa Princesa Duende Clasico Duende Minero Hermanas Chiquitos Goblin Arquero

Brownie

Un brownie/brounie (urisk para los escoceses de las Tierras Bajas, o brùnaidh, úruisg  gruagach para los galeses), es una criatura popular del folclore de Escocia e Inglaterra. Es la contraparte escocesa e inglesa del tomte escandinavo, del domovoi eslavo y del Heinzelmannchen alemán.

Tradición

Los brownies viven en las casas de los humanos y ayudan con las tareas del hogar. Sin embargo, no quieren que los vean, y por eso aparecen de noche únicamente. Es tradición que los habitantes de la casa les dejen comida o regalos a modo de intercambio. Les gusta mucho la miel y los cereales. Suelen abandonar la casa si los regalos son usados como formas de pago, o si los dueños hacen mal uso de ellos. Los brownies arman su hogar en partes de la casa que no son usadas por los dueños.

El ùruisg tienen las cualidades del hombre y un espíritu variado. Disfrutan mucho la soledad en ciertas temporadas del año. Hacia el final de las cosechas se vuelve más sociable, y vaga por los establos y los campos. Tienen debilidad por los productos de las lecherías, y era temido por las lecheras, por lo cual recibía libaciones de leche regulares para ganar su favor. Sólo lo podían ver aquellos que poseían la segunda visión, aunque hubo oportunidades en las que se mostró a personas sin ese don. Se los describe como un ser agradable y alegre, con un bonete azul, cabello amarillo, y un bastón para caminar.

Brownie
Brownie

Toda casa solariega tenía su ùruisg. En la cocina, cerca del fuego, había una silla desocupada que estaba reservada para él. A comienzos del siglo XX se creía que la casa de un propietario en las orillas del río Tay había albergado a este espíritu, y un dormitorio de la casa pasó a ser llamado ‘Seòmar Brùnaidh’ (la habitación del Brownie). Cuando lo irritaban o le faltaban el respeto, el brownie no dudaba en realizar travesuras. Son alegres y tienen una naturaleza benigna. Sin embargo, puede ser perezoso, aunque trabaja mucho para las personas que entienden su carácter. Cuando hacía estas tareas se dedicaban a realizar distintas tareas en la cocina, el establo y el granero con gran rapidez. Estos favores no requerían pago ni recompensa, ya que cualquier tipo de pago haría que desaparecieran para siempre. Lo único que querían era un tratamiento bondadoso, el cual siempre ganaba su favor.

En 1703, John Brand escribió en su descripción de Zetland que:

“Hace menos de cuarenta o cincuenta años, todas las familias tenían un brownie que les servía y a quien tenían que presentar alguna ofrenda por dicho servicio; cuando batían la leche, sacaban una parte y la esparcían por toda la casa para que los brownies la usaran. De la misma manera, cuando hacían cerveza tenían una piedra que llamaban ‘Piedra del Brownie’, donde había un pequeño agujero en el que servían un poco de cerveza para la criatura. También tenían pilas de maíz que no ataban con lazos de paja y pertenecían a los Brownies. No se volaban ni siquiera con la tormenta más fuerte”.

Los brownies rara vez hablaban con los hombres, pero solían tener conversaciones afectuosas entre ellos. Tenían asambleas generales también, y en esas ocasiones elegían huecos  rocosos de algún torrente remoto para encontrarse porque allí sus voces se mezclaban con los ruidos del agua y llegaban a los oídos de la gente. En uno de los distritos de las tierras altas de Escocia, ‘Peallaidh an Spùit’, ‘Stochdail a’ Chùirt’ y ‘Brùnaidh an Easain’, eran nombres notables en esos congresos, y todavía viven en leyendas que continúan fascinando a los niños. Todos los ríos en Bradalbane tenían un ùruisg, cuyo rey era Peallaidh.

El folclore inglés incluía a una figura, Billy Blind, muy parecida al Brownie pero que sólo aparecía en las baladas.

Siguiente tema: Kobold