Mirando Atrás Transformándose En Bestia Mordida Del Lobo Bajo La Luna Ojos Brillosos Perfil De Loba Luchando Por Dignidad Hombre Lobo Pintado Ojos Luminosos Trepado Al Techo Silueta Hombre Lobo Anciano Lobo Sorprendido Pintados En Tinta Subiendo Por El Techo Hombre Lobo Azul Aullando A La Luna En Sombras Lobos Jugeteando Hombre Lobo Enfurecido

Hombres Lobo en la literatura
Escrito por

Charles Perrault fue el primero en escribir Caperucita roja, aunque el final trágico de esta versión desató los interrogantes acerca de si tuvo un genuino origen popular.

La versión más difundida está basada en los cuentos de los hermanos Grimm. Ellos introducen la figura de un cazador que rescata a la niña y a su abuela, degollando al lobo. 

El cuento revela un claro contraste entre el mundo seguro de la aldea y los peligros del bosque, las antítesis convencionales que son esencialmente medievales. Es un cuento también muy moralista porque enseña a los chicos que no deben desviarse del camino correcto y previsto.

Hombres Lobo en la literatura
Hombres Lobo en la literatura

El tema del lobo voraz y de la criatura que sale viva de su vientre se refleja también en el cuento ruso “Pedro y el lobo”, así como en otro relato de los hermanos Grimm titulado “El lobo y los siete cabritos”. Pero cabe destacar que el testimonio más antiguo registrado es el bíblico, de Jonás y la ballena.

Aunque son sólo hipótesis, los orígenes de la historia de Caperucita roja parecen remontarse a las versiones orales de varios países europeos durante el siglo XVII.

Entre los campesinos franceses del siglo XIV y en Italia parece que existieron numerosas versiones orales, que incluyen La finta nonna (La falsa abuela).

Estas variaciones tempranas del cuento se diferencian de la versión más conocida en varios aspectos. El antagonista no es siempre un lobo, sino a veces un ogro o un hombre lobo, lo que hace que estos cuentos sean ensayos moralizantes sobre brujas y metamorfosis diabólicas.

En el cuento francés “La historia de una abuela”, el villano es un bzou, es decir, una especie de hombre-lobo (werewolf).

El lobo deja por lo general la sangre y la carne de la abuela para que se alimente la joven muchacha, que sin saberlo elige las piezas que parecen más sabrosas del cadáver de su propia abuela, transformándose involuntariamente en un caníbal...

Siguiente tema: Más Licantropía y Literatura