Aullando A La Luna Croquis Hombre Lobo Colmillos Hombre Lobo Boca Abierta Lobo Asesino Secuestrada Por El Lobo Dibujo De Hombre Lobo Foto Hombre Lobo Silueta Hombre Lobo Hombre Lobo Pintado Perfil De Loba Espalda Al Hombre Lobo Bajo Los Árboles Posando Lobo Flaco Agotado Hombre Lobo Enfurecido En El Bosque Saludo Del Lobo En La Oscuridad

Narcóticos para ser un Lobo
Escrito por

En el folklore gallego, portugués y brasileño se cree que el séptimo de los hijos –especialmente el séptimo hijo muchacho después de una serie de seis hijas– se convierte en un hombre lobo.

Esta creencia fue tan extendida en el norte de Argentina –donde se lo llama lobizón– que los séptimos hijos llegaron incluso a ser abandonados, cedidos en adopción o incluso asesinados.

Pero una ley promulgada en 1920 decretó que el presidente de la Argentina sería el padrino de cada séptimo hijo. Así, el Estado le otorga una medalla de oro en su bautismo y una beca económica hasta cumplir veintiún años. Esta ley dio fin a los abandonos, pero sigue siendo tradicional que el séptimo hijo sea un lobizón ahijado del presidente.

Narcóticos para ser un Lobo
Narcóticos para ser un Lobo

Durante la Edad Media, el lobo se convirtió en un símbolo del mal. La histeria sobre los hombres lobos se expandió especialmente en Europa: se acusó a millares de personas de ser animales y muchos fueron torturados y ejecutados.

El encantamiento mágico se menciona con frecuencia en estudios sobre brujas y hombres-lobo. Se supone que tiene poder cuando es recitado junto al uso de un fuerte alucinógeno. Éste debe ser frotado sobre el cuerpo, para que sea absorbido y llegue hasta la circulación sanguínea, causando un efecto parecido al de la droga LSD.

Una persona bajo efecto de este “salve” (o encantamiento) podría imaginarse que es un animal o que tiene la capacidad de volar.

La receta de los alucinógenos incluye alguno de los siguientes elementos:

  • Grasa de niños
  • Hojas de álamo
  • Hollín o carbón
  • Una bandera
  • Sangre
  • Aceite
  • Resplandor de luna
Otras fuentes mencionan ingredientes tales como narcóticos: somníferos de solanácea, belladona y opio, entre muchos otros. Éstos debían ser hervidos con aceite o grasa de niños asesinados especialmente para ese propósito...

Siguiente tema: Hombres Lobo en la literatura