El Castillo De Drácula Vampira Noche Vampiro Colmillo Drácula Y Gárgola Vampiro Strahd ravenloft Cuero La sed y el hambre del vampiro Dracula Lapiz Vampira Descansando Beso Mordida Dracula Vampiro Quemandose Vampira Pidiendo Ayuda El Vampiro Ataud Grito El Asesino Vampira Acostada Vampiro Blade 2 Rey Vampiro

Nombres y Leyes en Torno a los Vampiros Rumanos
Escrito por

BRUJAS, VAMPIROS Y ESPÍRITUS DE LA NATURALEZA

En lo que concierne a los nombres atribuidos en Rumania a los vampiros, el strigoi es el término más común, y moroii se utiliza menos a menudo.

También se emplean vocablos como vârcolaci y pricolici, que aluden a los vampiros nacidos de cadáveres revividos y, también, a animales nocturnos que buscan alimento cuando sale la luna.

En Bukovina, vidme es el nombre utilizado para invocar a las brujas, y diavoloace para llamar a los seres con dos cuernos.

Los Espíritus de la Naturaleza se llaman ielele y dansele. Ayudan a cumplir las labores de vampiros y magos, que son seres de origen humano.

En los países de los Balcanes, el vampiro es visto como un ser de transición entre los humanos y el diablo: mezcla de cadáver reanimado y espíritu maligno. Es tan difícil imaginar a un alma sin forma como a un demonio sin corporeidad, por eso a estos últimos se los suele identificar con un cuervo o con un gato negro. Y a veces se los representa con aspecto cuasi-humano.

Nombres y Leyes en Torno a los Vampiros Rumanos
Nombres y Leyes en Torno a los Vampiros Rumanos

En Transilvania se cree que mucha gente puede canalizar su alma en una mariposa, mientras en Valcea las almas de los vampiros se consideran encarnadas en las polillas. Por eso, se suelen cazar estos insectos para atravesarlos con un perno de metal y colgarlos en la pared. De esta manera, los rumanos previenen que su vuelo vaya más lejos.

Un animalito pequeño, agraciado, que se agita en el aire como una mariposa o una polilla está tan cerca de la vida cotidiana de los campesinos que les permite imaginar la naturaleza de un espíritu puro.

LA MODIFICACIÓN DE NORMAS

La creencia en los vampiros provocó la modificación de algunas leyes rumanas. Por ejemplo, el 12 de julio de 1801, el obispo de Siges envió una petición al regente de Wallachia y Modavia para solicitar la prohibición de que los campesinos de Stroesti siguieran excavando la tierra en busca de cadáveres cuando el terreno ya hubiera sido removido dos veces, por temor a la presencia de vârcolaci.

Por otra parte, el arzobispo Nectarie, en 1813, envió una circular al clero jerárquico donde les rogaba que investigaran en qué distritos se creía que los muertos se transformaban en vampiros.

El arzobispo les garantizaba que, estando frente a un caso certero de vampirismo, no iba a quemarse el cadáver pero se le enseñaría a la gente cómo proceder ante una aparición, de acuerdo con los preceptos religiosos.

Siguiente tema: Pruebas: descubrir un Vampiro