Drácula Mounstro Vampiro Elegante Copa de Sangre Ella Saliendo Del Sarcofago Grito Vampiro Hombre Vampiro Bela Lugosi Drácula Pelos Vampira Pintura Un Solo Ojo Estatua Vampiro Lestat Perdidos En Sangre Rubia Vampira Luna Llena Vampira Mirando Cruz sobre Vampira Vampira Castillo Actor Drácula Vampiro Cuero

Vampiros en Japón
Escrito por

La variedad de criaturas del folclore japonés no incluye al clásico vampiro chupasangre; el ser mitológico más parecido es el ‘kappa’. Se trata de criaturas fabulosas que habitan en los ríos, estanques, lagos y mares, y que cuando se popularizó su figura comenzaron a aparecer en la ficción, los dibujos animados, los juguetes y el arte. Se escribió mucho sobre el kappa en el siglo XVIII. Según las descripciones, era un ser semejante a los niños humanos pero muy feo, de piel verde-amarillenta, dedos palmeados, nariz grande y ojos redondos. Tenían un caparazón parecido al de una tortuga y olía a pescado. Su cabeza era cóncava y contenía agua; si el agua se derramaba, el kappa perdía su fuerza.

Los kappas operaban desde el borde del lugar acuático donde vivían. Varias historias relatan los intentos de los kappas de agarrar caballos y vacas para arrastrarlos al agua y chupar su sangre a través de sus anos (el principal rasgo que comparten los kappas con los vampiros). Sin embargo, se sabe que salieron del agua para robar melones y pepinos, violar mujeres y atacar gente en general. Las personas evitaban a los kappas escribiendo los nombres de sus familiares en un pepino y tirándolo al río donde los kappas vivían.

Vampiros en Japón
Vampiros en Japón

Los kappas formaban parte del escenario rural. No eran atacados por los humanos, pero hubo ocasiones donde los kappas intentaron negociar con ellos. Tales arreglos aparecen en la historia ‘El kappa de Fukiura'. En este cuento, el kappa era una criatura problemática hasta que un día perdió su brazo tratando de atacar a un caballo. Un granjero encontró el brazo, y el kappa fue esa noche a pedírselo. Aunque al principio se negó, el kappa finalmente lo convenció de que le regresara el brazo prometiéndole que nunca más lastimaría a los habitantes de la aldea. a partir de ese momento, el kappa advertía a los aldeanos diciéndoles: 'No dejen salir a los niños a la playa, porque el invitado está por llegar'. El invitado era otro kappa que no estaba atado a la promesa del de Kukiura.

Otra historia popular es la de un kappa que vivía en el estanque Koda. Un hombre dejó su caballo atado allí, y el kappa intentó arrastrarlo al estanque, pero el animal se liberó y corrió hacia su casa. El kappa derramó su agua, perdió su fuerza y lo tuvieron que llevar al establo. El hombre luego encontró al caballo con el kappa allí. Como estaba débil, el kappa tuvo que negociar con el hombre y le dijo: 'Si preparas un banquete en tu casa, te prestaré la vajilla necesaria’. A partir de ese momento, cuando el hombre se preparaba para un festín, el kappa le llevaba sus utensilios. Luego de la fiesta, los dejaba afuera y el kappa los pasaba a buscar.

Los japoneses tienen otro cuento folclórico interesante relacionado con los vampiros. En el cuento ‘El gato-vampiro de Nabeshima’ relata la historia del príncipe Nabeshima y su hermosa concubina Otoyo. Una noche, el gato-vampiro entró al cuarto de Otoyo y la mató de la manera tradicional. Luego la despojó de su cuerpo y asumió su forma. Así, el gato comenzó a drenar la vida del príncipe cada noche mientras los guardias dormían. Finalmente, un joven guardia logró mantenerse despierto y vio al vampiro en su forma femenina. Mientras el guardia estuviera allí, la chica no podía acercarse al príncipe, quien comenzó a recuperarse lentamente. El joven fue a la habitación de la criatura con otros guardias para terminar con ella, pero escapó y se escondió en otro país. El príncipe organizó una gran cacería, y al final lograron matarlo. La historia se convirtió en una obra de teatro llamada ‘The vampire cat’ (1918) y en una película, ‘Hiroku Kaibyoden’ (1969).

Siguiente tema: Vampiros japoneses contemporáneos