Hielo Ana Maria Pequeños Angeles Cupido Pintado Cupido Tierno Terraqueo Angel Celestial Herida Coro de Angeles Angel Guerrera En El Puente Chiquilla En Sombra Protegiendo A Los Nenes Bebe Ángel Foto Protectora Senalando Cupido Chica Cupido Corazon La novia angel

Los Ángeles Custodios
Escrito por Rosario Araujo

Los ángeles custodios -también llamados de la Guarda-  se dedican a una persona desde que ésta nace. Aunque los humanos, según la religión cristiana, gocen de libre albedrío, su ángel custodio cumple la función de cuidarlos de las tentaciones, acompañarlos en su vida cotidiana, guiarlos en inspiraciones divinas y consolarlos de sus pesares.

Si bien su naturaleza angélica, espiritual, les proporciona poderes sobrenaturales, los ángeles custodios desconocen el futuro y carecen de la capacidad de leer en nuestro pensamiento.

Los Ángeles Custodios
Los Ángeles Custodios

En las Sagradas Escrituras, Cristo manifestó a los hombres que “Tengan cuidado de despreciar a alguno de estos pequeños, pues les digo que sus ángeles en el Cielo, contemplan sin cesar la cara de mi Padre que está en los Cielos” (Mateo 18, 10).

Los ángeles de la guarda son los más pequeños de la Jerarquía Angelical. Nos acompañan desde nuestro nacimiento hasta nuestra muerte. Elijamos la “salvación” o la “perdición”, estos angelitos asumen la tarea de atestiguar ante Dios por nuestros actos terrenales, cuando llegue la hora del Juicio.

La Fiesta litúrgica de los Ángeles se celebra cada 2 de octubre. La Iglesia cristiana conmemora su bondadosa labor desde el siglo XVII, cuando fue instituida como ceremonia por el Papa Clemente X.

Algunas alusiones bíblicas a estos seres angélicos las encontramos en el Éxodo 23. Allí, Dios afirma: “Yo voy a enviar un ángel delante de ti, para que te proteja en el camino y te conduzca hasta el lugar que te he preparado. Respétalo y escucha su voz. No te rebeles contra él, porque no les perdonará las transgresiones, ya que mi Nombre está en él. Si tú escuchas realmente su voz y haces todo lo que yo te diga, seré enemigo de tus enemigos y adversario de tus adversarios. Entonces mi ángel irá delante de ti”.

También San Basilio alude a los ángeles de la guarda de la siguiente manera: “Todo fiel tiene junto a sí un ángel como tutor y pastor, para llevarlo a la vida” (en San Basilio, Adv, Eunomium, III, 1).

Existen testimonios de santos que afirman haber visto y conocido a su ángel de la guardia; es famosa la confesión de Santa Francisca Romana.